Atenas, 30 may (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha redoblado sus contactos telefónicos con varios líderes europeos en un nuevo esfuerzo por obtener un apoyo al alivio de la deuda en el próximo Eurogrupo del 15 de junio.

Según informó hoy su oficina, el primer ministro habló el lunes con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente francés, Emmanuel Macron, y a lo largo de este martes tenía previsto hacerlo con el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk.

En todas sus conversaciones, Tsipras recalcó la necesidad de que en el próximo Eurogrupo se alcance una “solución clara” sobre el alivio de la deuda griega.

Los contactos se producen en un momento en que vuelve a estar en duda la posibilidad de que los acreedores acuerden una hoja de ruta con las medidas concretas para el alivio de la deuda griega que deberían aplicarse al término del programa de rescate en 2018.

Sin un acuerdo que garantice la sostenibilidad de la deuda helena, actualmente en el 180 % del PIB, el Fondo Monetario Internacional (FMI) no está dispuesto a participar en el tercer programa de rescate, ni el Banco Central Europeo (BCE) a volver a incluir a Grecia en su programa de compra de bonos.

El ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, recordó ayer en una conversación con corresponsales extranjeros en Atenas que si no ha habido acuerdo hasta ahora sobre esta cuestión es porque “hay dos partes que no consiguen ponerse de acuerdo para concretar las medidas y Grecia no es ninguna de ellas”.

Aludió con ello al desacuerdo entre el Fondo Monetario Internacional y el Gobierno alemán, que, con elecciones generales en septiembre, no quiere hablar de medidas concretas antes de que finalice el programa de rescate en agosto de 2018.

Tsakalotos pidió al FMI decidir si quiere entrar o no en el programa de rescate y destacó que lo peor que puede ocurrirle a la economía griega es que se mantenga la incertidumbre al respecto.