Atenas, 21 jul (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, llamó hoy a la unidad de los diputados de su partido, Syriza, y criticó que los que se han posicionado en contra del acuerdo logrado con los socios de la eurozona no hayan presentado “ninguna propuesta alternativa”.

“Hasta ahora veo las reacciones, leo declaraciones heroicas, pero no he oído ninguna propuesta alternativa al dilema chantaje del 12 de julio”, dijo Tsipras en una reunión con su equipo de Gobierno.

“Si algunos creen que un plan alternativo de izquierdas es el plan Schäuble (ministro alemán de Finanzas), coger la reserva de billetes del BCE o pagar a los pensionistas con papeles ‘IOU’ en lugar de con sus pensiones, que lo expliquen al pueblo griego y que dejen de ocultarse detrás de mi propia firma”, destacó en alusión a las declaraciones de algunos diputados críticos con el acuerdo.

En una entrevista reciente el ex ministro de Finanzas Yanis Varufakis afirmó que había planteado al primer ministro la opción de imprimir una moneda paralela a modo de pagarés, conocida como “IOU” (Te debo, en inglés), para pagar a los funcionarios y jubilados.

Tsipras reconoció que es “plenamente consciente” de que soporta la “responsabilidad” de un “compromiso difícil”, pero aseguró que tal pacto es el que mantiene al país “con vida para seguir luchando”.

Habló además de la posibilidad de convocar en septiembre “procesos colectivos” en alusión a un posible congreso con el objetivo de “definir de nuevo los objetivos y las características del Gobierno de izquierda en base a la situación actual”.

“Mañana votamos las últimas acciones previas y durante un mes no tenemos otra obligación de legislar y tenemos que insistir en la negociación para el nuevo acuerdo de préstamo”, destacó en alusión a la segunda votación de las reformas que se llevará a cabo mañana en el Parlamento.

El jefe del Gobierno heleno sostuvo que el “resultado de esta negociación será decisivo”, por lo que el Ejecutivo “debe aprovechar cada oportunidad de alianzas políticas y sociales en Europa con el fin de obtener el mejor resultado posible”.

Recalcó asimismo que el Gobierno debe tomar medidas en cuatro campos: la lucha contra la corrupción; el impulso de reformas en el sistema político; la promoción de medidas en favor de los grupos sociales más débiles; y la aplicación de medidas para paliar las tendencias recesivas de la economía y atraer así la inversión.