Tokio, 7 oct (EFE).- La Bolsa de Tokio rompió hoy una racha de cuatro cierres en positivo después de que los inversores optaran por la recogida de beneficios y la cautela antes de la publicación a final del día de los datos de empleo de Estados Unidos.

El índice de referencia Nikkei bajó 39,01 puntos, un 0,23 por ciento, y quedó en 16.860,09 enteros, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 3,32 puntos, un 0,25 por ciento, hasta 1.350,61 unidades.

El parqué tokiota abrió ya a la baja y se mantuvo en el terreno negativo todo la negociación para fijar las ganancias cosechadas durante el resto de la semana -gracias al debilitamiento del yen frente al dólar estadounidense-, en la que el selectivo Nikkei sumó más de 400 puntos y recuperó niveles de hace aproximadamente un mes.

La decisión de mantenerse cautelosos a la espera del informe sobre empleo de la primera economía del mundo, que podría ofrecer pistas sobre la próxima subida de tipos de interés en EEUU, fue otro de los factores que determinó la tendencia durante la jornada.

“Unos datos en línea con las expectativas del mercado sería lo mejor para las acciones, ya que se trataría de una señal de que la economía de EEUU está en camino para justificar un alza de tasas en diciembre”, declaró Toshikazu Horiuchi, de IwaiCosmo Securities, en declaraciones a la agencia japonesa Kyodo.

Otros analistas advirtieron de que cifras demasiado fuertes podrían pesar en Nueva York, y a Tokio por contagio, ante el aumento de la posibilidad de una subida consecutiva de tipos en poco tiempo.

El sector minorista, las inmobiliarias y el de la información y la comunicación lideraron las pérdidas de la jornada.

En contra de la tendencia generalizada, las compañías del sector de los recursos avanzaron por la nueva subida que experimentaron los precios del petróleo el jueves.

En este sentido, la empresa de prospección Inpex escaló un 1,7 por ciento, mientras que los títulos de la cadena de gasolineras Showa Shell Sekiyu se revalorizaron un 1,8 por ciento.

En la primera sección, 1.088 valores retrocedieron, frente a 732 que avanzaron, mientras que 163 cerraron sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 1,655 billones de yenes (14.350 millones de euros), frente a los 1,867 billones de yenes (16.177 millones de euros) de la víspera.