Tokio, 10 dic (EFE).- La Bolsa de Tokio cayó hoy por tercer día consecutivo debido a la inquietud en torno a la economía global generada por la caída de los precios del petróleo, además de la fortaleza del yen que arrastró a las principales exportadoras.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una bajada de 254,52 puntos, un 1,32 por ciento, y se situó en 19.046,55 unidades, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, retrocedió 15,23 unidades, un 0,98 por ciento, hasta los 1.540,35 enteros.

El parqué tokiota abrió en rojo y mantuvo su ritmo de pérdidas durante todo la sesión, que estuvo marcada por el pesimismo que dominó la víspera en el resto de mercados internacionales.

La caída del precio del crudo en Nueva York a su mínimo en siete años por un exceso de oferta ha dejado nerviosos a los inversores ante las consecuencias que pueda tener en la economía global.

Tampoco ayudó a elevar el ánimo en Tokio la apreciación frente al dólar de yen, considerada divisa refugio, lo que arrastró a las poderosas compañías exportadoras niponas.

El billete verde se cambiaba hoy entre las banda baja y media de los 121 yenes, su nivel más bajo en un mes.

Así, el gigante de los videjuegos Ninentendo cayó un 2,5 por ciento, mientras que los fabricantes de automóviles Mazda y Honda, se dejaron un 2,7 y un 2,3 por ciento, respectivamente.

Toshiba fue de los pocos valores que consiguieron cerrar en positivo al finalizar con un avance del 0,7 por ciento gracias a la noticia de que la tecnológica nipona se va a deshacer de sus plantas de fabricación de televisores, lo que supondrá el recorte de centenares de puestos de trabajo.

En la primera sección, 1.617 valores retrocedieron, frente a los 232 que avanzaron, mientras que 74 cerraron sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 2,191 billones de yenes (16.364 millones de euros), frente a los 2,394 billones de yenes (17.865 millones de euros)) de la víspera.