Tokio, 17 jul (EFE).- La Bolsa de Tokio avanzó hoy impulsada por los buenos cierres en Wall Street y en varias plazas europeas, aunque la subida se vio contenida por la cautela de los participantes de cara la semana que viene, que arranca en Japón con un día festivo.

El selectivo Nikkei cerró hoy con una subida de 50,80 puntos, un 0,24 por ciento, y se situó en 20.650,92 unidades, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, avanzó 2,11 puntos, un 0,12 por ciento, hasta las 1.662,94 unidades.

El sector de las aseguradoras lideró las ganancias seguido por el de las navieras y el bancario.

Los avances en Wall Street y en Europa en la víspera ante la perspectiva de que la crisis de deuda de Grecia comienza a enfriarse hizo arrancar al Nikkei en positivo.

Los buenos datos del mercado inmobiliario en Estados Unidos en junio animaron también a la plaza nipona, al igual que la debilidad del yen, que rebasó por primera vez en tres semanas la línea de los 124 yenes.

Sin embargo, los contundentes avances del Nikkei de los últimos días (un 4 por ciento desde el lunes) templaron los ánimos de los participantes, dijo Toshikazu Horiuchi, analista de IwaiCosmo Securities, a la agencia Kyodo.

Muchos quisieron esperar además a la semana siguiente para mover ficha, ya que el parqué tokiota no volverá a operar hasta el martes por ser festivo el lunes en Japón.

Además, muchas empresas comenzarán a presentar resultados para el trimestre abril-junio, primero del año fiscal en Japón, la próxima semana.

La de hoy fue una buena jornada para las aseguradoras, y valores como Tokio Marine Holdings y MS&AD Insurance Group Holdings se apreciaron un 3 y un 2,7 por ciento, respectivamente.

Por su parte, Mitsumi Electric ganó un 2,3 por ciento tras anunciar una operación de recompra de sus acciones en circulación.

El fabricante de electrónica Sharp se dejó un 3,5 por ciento tras explicar que espera una pérdida operativa de entre 30.000 y 40.000 millones (222-296 millones de euros) para el trimestre abril-junio.

En la primera sección, un total de 953 valores retrocedieron frente a 794 que avanzaron, mientras que 143 cerraron en tablas.

El volumen de negocio ascendió a 2,044 billones de yenes (15.136 millones de euros), por debajo de los 2,458 billones de yenes (18.205 millones de euros) de la víspera.