Bangkok, 2 mar (EFE).- La Comisión Electoral de Tailandia comenzó hoy a registrar a nuevos partidos políticos por primera vez desde el golpe de Estado de 2014, una medida que avanza hacia el regreso a los sufragios democráticos previstos para febrero de 2019.

Se espera que más de una decena de nuevas agrupaciones presenten hasta la fecha límite de finales de marzo los documentos para validar su fundación, nombre y logotipo del partido.

El organismo electoral tendrá entonces 30 días para aprobar o rechazar las candidaturas, a pesar de que la junta militar que gobierna el país mantiene la prohibición de la práctica de actividades políticas impuesta tras la asonada.

Uno de los primeros grupos en presentar su solicitud es el bautizado como New Palang Dhamma Party (Nuevo Partido para el Poder de la Ley Religiosa) o NPDP, liderado por Ravee Machamadol, y que ha anunciado su respaldo al actual primer ministro, el general golpista Prayut Chan-ocha, en caso de bloqueo parlamentario.

De ser ratificados por la Comisión Electoral, los partidos deben reclutar a 500 miembros y celebrar una Asamblea General para seleccionar a la dirección ejecutiva.

Desde hace más de una década, Tailandia vive inmersa en una crisis política que confina a la nación en un bucle de protestas antigubernamentales, periodos dictatoriales encabezados por el Ejército y lapsos democráticos.

Los militares se hicieron con el poder en un golpe de Estado incruento en mayo de 2014 contra el gobierno civil de Yingluck Shinawatra y con el objetivo de impulsar una agenda que favorecía la reconciliación nacional tras meses de protestas callejeras y la lucha contra la corrupción.

Las plataformas políticas ligadas a los Shinawatra han ganado todos los comicios en Tailandia desde 2001 gracias al apoyo de la clase rural del noreste y a pesar de la oposición de gran parte de la clase media y las élites cercanas a la monarquía y el Ejército.

El Gobierno militar encabezado por Prayut tiene previsto celebrar elecciones democráticas en febrero de 2019, aunque la fecha para los sufragios ha sido retrasada previamente en numerosas ocasiones.