Dakar, 20 jul (EFE).- El juicio en Senegal contra el exdictador chadiano Hissène Habré fue suspendido hasta mañana después de que el acusado se negara a participar ante el tribunal, que lo juzga como presunto responsable de 40.000 asesinatos políticos y más de 200.000 casos de tortura entre 1982 y 1990.

El presidente del tribunal, Gberdao Adolphe Kam, ordenó que el expresidente sea llevado “a la fuerza” ante el tribunal en Dakar mañana a las 9.00 hora local y GMT, cuando está previsto que se reanude la audiencia.

A primera hora de esta mañana, Habré ya había protagonizado un ruidoso incidente al grito de “Abajo los traidores” a su entrada a la sala, lo que llevó a los jueces a ordenar su traslado a una habitación de aislamiento y a suspender momentáneamente la sesión.

El exdictador chadiano adoptó la misma actitud por la tarde porque considera que el tribunal, creado expresamente por la Unión Africana y la ONU, es “ilegal e ilegitimo”.

“Los que trabajan en este tribunal no son jueces sino unos funcionarios nombrados por políticos”, afirmó Habré.

“He estado secuestrado y detenido injustamente. Por este motivo, no tengo ninguna respuesta a las preguntas de este comité”, añadió.

Tampoco sus abogados quisieron participar en esta primera sesión del juicio abierto contra el mandatario que, a sus 72 años, podría ser condenado a cadena perpetua si el tribunal lo declara culpable.

Es la primera vez en la historia que un dictador africano es juzgado por un tribunal de otro país del continente y todo ello a instancias de sus propias víctimas, que fueron apoyadas por diferentes asociaciones internacionales de derechos humanos.