Edimburgo (Reino Unido), 9 jun (EFE).- La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, animó hoy a los miembros de la formación que lidera, el Partido Nacionalista Escocés (SNP), a convencer a la mayoría de escoceses de que lograr la independencia del Reino Unido sería la mejor opción para el futuro de la región.

Durante el discurso de clausura del congreso que el partido gobernante en Escocia celebró en Aberdeen (noreste escocés), Sturgeon recalcó que la “tarea más importante” de los militantes en estos momentos es “convencer” a quienes no apoyarían la creación de un estado propio.

“Nuestra tarea es persuadirles de que un futuro mejor es un futuro como independientes”, manifestó Stuegeon, quien añadió que esto se debe hacer mientras se está a la espera de que “desaparezca la niebla del ‘brexit'”.

La líder nacionalista se refirió así a sus planes de pronunciarse sobre la posible celebración de un nuevo referéndum antes de finales de año, cuando espera que se conozca el resultado de las negociaciones de salida del Reino Unido de la Unión Europea, prevista para el 29 de marzo de 2019.

Evitó, sin embargo, mencionar una posible fecha.

“No debemos centrarnos únicamente en el ‘cuándo’ de la independencia, sino en usar nuestra energía y pasión para persuadir a los que aún preguntan ‘¿por qué?’?, recalcó.

En su intervención, de más de media hora de duración, Sturgeon hizo un repaso a lo que consideró los logros de su Gobierno, que, según dijo, “hace que Escocia progrese” frente a las políticas que impone el “caótico” Ejecutivo británico, dirigido por la primera ministra, la conservadora Theresa May.

En concreto, se centró en criticar la política “hostil” en materia migratoria, que, a su parecer, mantiene el Gobierno de Londres e insistió en la necesidad de que esta competencia se transfiera al Parlamento escocés.

“Escocia es un país acogedor, nuestra prosperidad y nuestros servicios públicos dependen de ello”, destacó Sturgeon, quien añadió que la limitación a la llegada de inmigrantes que quiere imponer May está teniendo ya un impacto “desastroso” en la economía de la región, formada en su mayoría por una población envejecida.

La propuesta de conceder beneficios fiscales a los inmigrantes cualificados que se establezcan en Escocia está recogida en el informe que el SNP presentó hace dos semanas y que detalla las medidas económicas que podrían implantarse si la región rompiese sus lazos con el Reino Unido.

La publicación de estas propuestas, que ha levantado cierta polémica en las filas del SNP por la crítica de la corriente más izquierdista que asegura que conllevarían medidas de austeridad, sigue la estrategia de relanzar el debate sobre la independencia.

Desde la victoria del “brexit” en el referéndum de 2016, el movimiento independentista escocés considera que el panorama económico ha cambiado frente a las condiciones de 2014 -cuando el 55 % rechazó la independencia frente a un 45 % que la apoyó-, por lo que ha retomado el discurso dirigido a conseguir una nueva consulta.

Durante el congreso, el SNP votó a favor de una moción presentada por las juventudes del partido en apoyo a la exconsejera catalana Clara Ponsatí, que enfrenta un proceso de extradición a España por la organización de un referéndum ilegal en Cataluña en 2017.

Ponsatí antecedió a Sturgeon en el escenario y aprovechó para agradecer el apoyo recibido por parte de los ciudadanos de Escocia, donde reside desde el pasado marzo.

“Estoy realmente abrumada por el afecto y el apoyo que he recibido desde que regresé a territorio escocés en marzo”, dijo tras recibir una larga ovación del auditorio y acompañada de su abogado, Aamer Anwar.

Fue el letrado el encargado de presentar a los asistentes esta propuesta, en que se pide al Gobierno español que permita el regreso de los exconsejeros y el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, huidos todos ellos de la justicia española.

El próximo 12 de junio, Ponsatí acudirá a una de las vistas preliminares sobre su proceso de extradición, que se iniciará formalmente el 30 de julio y durará previsiblemente hasta el 31 de agosto.

Por Remei Calabuig