Seúl, 23 jul (EFE).- La Bolsa de Seúl cerró hoy prácticamente sin cambios, en una jornada marcada por la falta de incentivos, en la que las subidas de algunas grandes empresas exportadoras surcoreanas compensaron la tendencia a la venta de los inversores extranjeros.

El índice referencial Kospi subió 0,34 puntos, el 0,02 por ciento, hasta 2.065,07 unidades, en una sesión en la que se movieron 5.300 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq avanzó 0,42 puntos, el 0,05 por ciento, hasta los 776,99 enteros.

El mercado de valores de Seúl vivió hoy una sesión en la que los inversores carecieron de estímulos para lanzarse a la compra de acciones, según analistas locales.

Los inversores extranjeros mostraron una clara tendencia a la venta, que fue compensada por la confianza en las acciones de las mayores firmas exportadoras locales, principalmente en el ámbito del motor.

El principal fabricante de automóviles del país, Hyundai Motor, subió un 5,34 por ciento, mientras su filial Kia Motors se revalorizó un 1,32 por ciento.

Hyundai Motor, que hoy presentó sus resultados del segundo trimestre con una caída del beneficio neto del 23,8 por ciento interanual, se ganó sin embargo la confianza de los accionistas al anunciar un nuevo reparto de dividendos.

En el sector de la tecnología el fabricante de chips SK Hynix ganó un 2,09 por ciento tras anunciar un aumento de su beneficio del 64,5 por ciento interanual.

Por el contrario, el gigante Samsung Electronics, valor de referencia del mercado bursátil local, cerró la sesión un 1,52 por ciento a la baja.

La mayor refinería de petróleo de Corea del Sur, SK Innovation, cayó un 6,91 por ciento, mientras OCI, la principal firma de energía solar, se desplomó un 17,6 por ciento tras publicar una caída del 78,6 por ciento en su beneficio del segundo trimestre.

La moneda local perdió 11,5 unidades frente al dólar, que se intercambiaba en 1.165,1 wones al cierre de la sesión.