Seúl, 30 jul (EFE).- Samsung Electronics anunció hoy un descenso del 7,97 por ciento interanual de su beneficio neto en abril-junio, prolongando su caída por quinto trimestre consecutivo principalmente por la tibia acogida de su nuevo «smartphone» Galaxy S6.

El beneficio operativo del gigante surcoreano de la electrónica se contrajo un 4,03 por ciento en el segundo trimestre y su facturación cayó un 7,29 por ciento en relación al mismo tramo del año pasado.

Samsung atribuyó los resultados a «las débiles ventas de teléfonos inteligentes y a un aumento en los gastos de comercialización derivados de los lanzamientos de nuevos productos», según el comunicado oficial de la compañía.

La división de tecnologías de la información y telefonía móvil, que acumula aproximadamente la mitad de los ingresos de la compañía, fue la principal responsable de la nueva caída de Samsung Electronics, al ver recortado su beneficio operativo un 37,5 por ciento interanual en el segundo trimestre.

Los expertos surcoreanos han coincidido, en general, en que este brusco descenso responde a la tibia acogida en el mercado del nuevo «smartphone» de gama alta de Samsung, el Galaxy S6, que salió a la venta en abril.

«Las ventas del Galaxy S6 y también de otros dispositivos de gama media y baja han sido menores de lo esperado debido en parte al descenso de la demanda de teléfonos inteligentes en China y otros mercados emergentes», explicó al diario Joongang el analista Lee Jung, de Eugene Investment & Securities.

A esto se une el ya conocido error de cálculo de Samsung, ya que mientras el modelo original del S6 tuvo un éxito menor de lo esperado, la versión Edge con bordes curvados generó una enorme demanda que las líneas de producción de la empresa no han podido cubrir.

Por otro lado, Apple mantuvo su liderazgo en la gama alta con su exitoso iPhone 6, mientras fabricantes chinos como Huawei y Xiaomi arrebatan cada vez más cuota de mercado a la firma surcoreana en los segmentos medio y bajo al ofrecer modelos altamente competitivos.

La mejor noticia para Samsung Electronics en abril-junio fue el brillante rendimiento de su unidad de soluciones para dispositivos, y dentro de ella la de semiconductores.

La compañía incrementó sus ventas de chips y con ello logró un espectacular ascenso del beneficio operativo del 85,16 por ciento interanual en esta unidad, lo que ha servido para maquillar los resultados del que ha sido el quinto trimestre consecutivo de contracción.

«Se espera que aumenten aún más los beneficios en semiconductores en la segunda mitad del año con la reducción de costes prevista por Samsung en la fabricación de nanoprocesadores», pronosticó el analista Yoo, Jong-woo, de Korea Investment & Securities Corporation, para el diario Herald Economics.

Tanto la compañía como los expertos surcoreanos creen que otro factor clave para determinar el rumbo de Samsung en los próximos trimestres será la acogida de la esperada «phablet» Galaxy Note 5, que podría presentarse en agosto y salir al mercado en septiembre, según diversas estimaciones.

Se cree que, tras el éxito del S6 Edge, la empresa podría aplicar la tecnología de pantallas OLED flexibles de este modelo a la del Note 5, que podría atraer una gran demanda al ser la primera «phablet» del mercado con bordes curvos.

Samsung, aún la número uno en ventas mundiales de «smartphones», expresó en su comunicado que en la segunda mitad del año tratará de superar los «crecientes retos» con diversas estrategias como «ajustar los precios del S6 y el S6 Edge y presentar nuevos modelos premium de teléfonos inteligentes».

En cualquier caso, los inversores de la Bolsa de Seúl castigaron hoy los débiles resultados de Samsung Electronics, que vio caer sus acciones un 3,8 por ciento.

Por Atahualpa Amerise