Moscú, 8 abr (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, declaró hoy que Rusia y Turquía tienen en la agenda más proyectos relacionados con el suministro de material militar ruso, más allá de los sistemas de misiles antiaéreos S-400 que preocupan a EEUU y la OTAN.

«Nuestros países tienen la tarea seria de reforzar la cooperación técnico-militar. Antes de nada se trata de cumplir el contrato de entrega de los sistemas de misiles S-400», señaló Putin durante el VIII Consejo de Cooperación de Alto Nivel ruso-turco, en el que participa junto al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

«Hay otros proyectos prometedores en la agenda relacionados con el suministro de productos militares rusos modernos a Turquía», agregó el presidente ruso.

El 3 de abril de 2018, Putin anunció que Rusia había acelerado la producción de sistemas C-400 para Turquía a solicitud de Ankara, y las partes acordaron un precio, que asciende a 2.500 millones de dólares, según estimaciones de la prensa turca.

El pasado día 5, Erdogan confirmó que Ankara espera las entregas de los S-400 en julio, según informó entonces la agencia de noticias Anadolu.

Turquía quiere desplegar a partir de otoño próximo los S-400, tras invertir más de 2.500 millones de dólares en su compra, y espera la entrega para julio de este año.

El S-400 es un sistema de defensa antiaérea de última generación, capaz de derribar objetivos aéreos a una distancia de 250 kilómetros y de misiles balísticos no estratégicos a 60 kilómetros.