Naciones Unidas, 29 jul (EFE).- Rusia vetó hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU la creación de un tribunal internacional para investigar y juzgar el caso del vuelo MH17 de Malaysia Airlines, derribado hace un año en Ucrania con 298 personas a bordo.

Tal y como había adelantado el presidente Vladimir Putin, Rusia se opuso al proyecto de resolución impulsado por Australia, Bélgica, Malasia, Holanda y Ucrania, los países que forman el grupo que investiga la catástrofe.

Además del «no» de Moscú, el texto recibió 11 votos a favor y tres abstenciones, de China, Venezuela y Angola.

La votación volvió a evidenciar la división entre Occidente y Rusia, que por segunda vez este mes vetó una resolución en el Consejo, tras haber frenado otra sobre la matanza de Srebrenica.

Ucrania y Occidente acusan a los separatistas prorrusos del este de ese país de disparar los proyectiles que supuestamente derribaron el vuelo MH17, algo que es negado por Rusia, quien acusa a las autoridades ucranianas de encubrir pruebas.

El Consejo de Seguridad de Holanda, que lidera la investigación técnica del suceso, responsabiliza de la caída del aparato a un misil Buk tierra-aire lanzado por los rebeldes, según un borrador del informe que debe hacer oficial en los próximos meses.

Rusia, que el año pasado sí respaldó en la ONU otra resolución para impulsar un proceso que esclareciera los hechos, puso hoy en duda la imparcialidad de las investigaciones que se están llevando a cabo y defendió que no hay bases para crear un tribunal internacional sobre este caso.

El embajador ruso, Vitaly Churkin, acusó a los promotores de la iniciativa de dar «más importancia a sus objetivos políticos» que a lograr verdaderos avances por haber seguido adelante con la votación pese a saber que su país se opondría.

Churkin recordó que Rusia propuso otro texto alternativo y dijo que sigue «dispuesta a cooperar en una investigación internacional».

«La postura de hoy no tiene nada que ver con promover la impunidad», aseguró.

La embajadora estadounidense, Samantha Power, criticó duramente la postura rusa y acusó al Gobierno de Putin de tratar de «negar Justicia» para las víctimas y de ignorar el clamor ciudadano en los países afectados.

«Aunque estamos indignados y muy decepcionados por el resultado de este voto, hoy podemos decir a las familias que ningún veto impedirá que este horrendo crimen sea investigado y perseguido», dijo Power.

El Consejo de Seguridad comenzó su reunión con un minuto de silencio en memoria de las víctimas y contó con la presencia de varios ministros de los países más afectados.

En el derribo del vuelo, que hacía la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur, fallecieron 193 holandeses, 44 malasios, 27 australianos, 12 indonesios, 9 británicos, 4 belgas, 4 alemanes, 3 filipinos, 1 canadiense y 1 neozelandés.