Moscú, 15 nov (EFE).- El Ministerio de Justicia de Rusia anunció hoy que pagará al líder opositor ruso, Alexéi Navalni, la indemnización que le impuso hoy el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), pero mostró su desacuerdo con el fallo de Estrasburgo.

«El pago de la compensación impuesta por el Tribunal Europeo será ejecutado», señala el comunicado ministerial.

Con todo, señala que el hecho de que la suma exigida por Navalni fuera reducida en casi tres veces «pone en duda la argumentación del Tribunal, que supone que al mediodía una persona puede ser víctima de una persecución política y por la tarde ya no».

«El TEDH hace mucho tiempo que intenta establecer una práctica de uso del artículo 18 de la Convención de defensa de los derechos y libertades fundamentales del hombre», destacó y recordó dos fallos «similares» contra Georgia y Azerbaiyán.

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó hoy que dos de las siete detenciones de Navalni en manifestaciones antigubernamentales celebradas entre 2012 y 2014 tuvieron el «fin inconfesable» de «asfixiar el pluralismo político en Rusia».

La sentencia, aprobada por 14 votos a 3, mantiene las condenas que impuso la Sala del TEDH a Rusia por no proteger los derechos de Navalni a la libertad y la seguridad, a la libertad de reunión y a un juicio justo, así como la indemnización de más de 63.000 euros.

La demanda de Navalni contra Rusia ya fue juzgada por una sala del TDEH el año pasado y concluyó que Rusia había vulnerado los derechos a la libertad de reunión, a la libertad y a la seguridad, y a un juicio justo de Navalni.

También se condenó a Rusia a indemnizar a Navalni con 1.025 euros por daños materiales, 50.000 euros por daños morales y 12.653 euros por costas judiciales.

Pero el opositor también había alegado una motivación política detrás de las detenciones producidas entre 2012 y 2014, que el Tribunal de Estrasburgo desestimó.

Por ello, pidió que la Gran Sala reexaminara la demanda en cuanto al derecho a un juicio justo y la prohibición de la discriminación.

Navalni, que se congratuló por su victoria en la misma sala, estuvo a punto de no acudir a la vista después de que las autoridades le impidieran viajar en un primer momento por no haber pagado todas sus deudas en relación con el caso de apropiación indebida de 10.000 metros cúbicos de madera de la empresa maderera Kirovles.

Con respecto a dicho caso, el TEDH también dio la razón en su momento a Navalni, tras lo que el Tribunal Supremo anuló la sentencia y cuatro años después la Justicia rusa volvió a condenar al opositor a la misma condena, cinco años de cárcel de pena suspendida.

Navalni, que ha sido detenido en numerosas ocasiones en los últimos años y cumplido muchos meses de arresto administrativo, tiene todavía dieciséis casos pendientes ante la Corte de Estrasburgo por demandas presentadas entre 2014 y 2018. EFE

io/jgb