Moscú, 20 jul (EFE).- Rusia denunció que las maniobras conjuntas que iniciaron hoy en el oeste de Ucrania fuerzas de la OTAN y ucranianas minan el proceso de paz en el este del país y suponen un apoyo incondicional de la Alianza a la política de Kiev.

“La Alianza debe ser consciente de que tales acciones alimentan los sentimientos revanchistas en Kiev y pueden minar los primeros signos de progreso en el proceso de paz” para un arreglo del conflicto con los sublevados prorrusos en el este del país, destacó en comunicado el Ministerio de Exteriores ruso.

Unos 2.000 militares de 18 países, entre ellos EEUU y Ucrania, participan desde hoy en unas maniobras militares en la región occidental ucraniana de Lvov.

El Ministerio ruso destacó que, además de ignorar “las posibles consecuencias negativas” de estos ejercicios, la OTAN ha “aumentado significativamente la escala y el número de tropas que participan, en comparación con el año anterior”.

“Las maniobras conjuntas de las fuerzas de la OTAN y las Fuerzas Armadas de Ucrania (…) demuestran abiertamente que la Alianza ha tomado el rumbo provocativo de apoyar la política de las autoridades de Kiev en el este de Ucrania”, censuró.

El izado de las banderas de Ucrania y Estados Unidos, que aporta cerca de 300 soldados a las maniobras, dio inicio a las maniobras en el polígono militar Yavorov, en la región de Lvov.

Además de unos 800 militares ucranianos, también toman parte en las maniobras unidades militares de Polonia, Lituania, el Reino Unido, Rumanía, Bulgaria y Georgia, entre otros países.