Donetsk (Ucrania), 28 mar (EFE).- Las milicias prorrusas y los militares ucranianos se acusaron hoy mutuamente de violar la tregua en el este de Ucrania, donde según la ONU en casi un año de conflicto han muerto más de 6.000 personas entre civiles y combatientes.

“En las últimas veinticuatro horas las tropas ucranianas infringieron en 27 ocasiones el régimen de alto el fuego”, se afirma en un comunicado del “ministerio de Defensa” de la autoproclamada república popular de Donetsk (RPD).

Según el parte de las milicias, los ataques ucranianos, en los que se emplearon diversos tipos de armas, se concentraron en la localidad de Spartak y en el aeropuerto de la ciudad de Donetsk, el mayor bastión de los separatistas prorrusos en el este de Ucrania.

“El ejército de la RPD no respondió a las provocaciones de la parte ucraniana”, dijo a la agencia local DAN un portavoz del mando de los rebeldes, que admitió que un miliciano resultó herido en los ataques de las fuerzas de Kiev.

A su vez, el mando militar ucraniano informó de que entre las 20.00 horas (18.00 GMT) de ayer y las 06.00 (04.00 GMT) de hoy los separatistas prorrusos atacaron en ocho ocasiones las posiciones de las tropas gubernamentales.

De acuerdo con el parte castrense, publicado en Facebook, la situación más grave se produjo en la localidad de Novotoshkóvskoye, región de Lugansk, atacada por las milicias con lanzaderas de cohetes.

Los prorrusos, precisa el comunicado, dispararon 40 cohetes contra un puesto de control de las fuerzas ucranianas y otros 20 cayeron en un sector residencial de Novotoshkóvskoye.

Aunque el alto el fuego que entró en vigor el pasado 15 de febrero se cumple en términos generales, como lo reconocen las partes en conflicto y los observadores internacionales, las hostilidades en el este de Ucrania no han cesado del todo.