Berlín, 12 feb (EFE).- La empresa de componentes de automóviles Webasto, foco en Alemania de los contagios por el coronavirus con 14 de los 16 casos registrados en el país, reabrió hoy sus puertas tras dos semanas clausurada.

El director ejecutivo de Webasto, Holger Engelmann, expresó en una breve comparecencia ante la prensa su satisfacción por regresar a la "normalidad" y agradeció a sus más de mil empleados que hayan mantenido la empresa en funcionamiento trabajando desde casa.

Recordó que fue la propia Webasto la que decidió cerrar de manera preventiva las puertas de su sede en la ciudad bávara de Stockdorf, en el sur del país, el pasado 29 de enero, después de que se registrara un primer caso de contagio por el coronavirus, al que siguieron otros trece, los dos más recientes confirmados ayer.

El origen de los contagios en Webasto es una colega china que viajó a Baviera para impartir un cuso de capacitación en la compañía alemana.

Engelmann indicó que durante estas dos semanas, que coinciden con el periodo de incubación del coronavirus, los esfuerzos se centraron en identificar a los empleados que habían estado en contacto directo con la colega china y los sucesivos contagiados.

Agregó que en este tiempo se han realizado pruebas para detectar el nuevo virus en más de 200 empleados y afirmó que ha sido posible "romper la cadena de contagios".

Indicó, además, que una empresa especializada ha llevado a cabo tareas de desinfección en toda la empresa.

Los otros dos casos confirmados de contagio por el coronavirus pertenecen al grupo de 124 personas evacuadas el pasado 1 de febrero de la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote.

Tras llegar vía aérea a Fráncfort, once de los repatriados fueron trasladados a un hospital de esa ciudad, uno de ellos por sospecha de contagio que después no se confirmó, y las otras diez personas por otras razones médicas no vinculadas con el coronavirus.

Los 113 evacuados restantes, dos de ellos mientras tanto hospitalizados también en Fráncfort por dar positivo, fueron trasladados en autobuses al cuartel de Germersheim para pasar en cuarentena los catorce días considerados como el período de incubación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *