Madrid, 17 dic (EFE).- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que no hay ninguna consecuencia política que extraer de la agresión que sufrió ayer en Pontevedra y ha añadido que no quiere que nadie lo haga.

En declaraciones a Telecinco y Antena 3, Rajoy ha asegurado que “no cambia nada” para lo que queda de campaña y ha dicho que el puñetazo que le propinó ayer un joven durante un paseo por las calles de Pontevedra es “la excepción que confirma la regla del civismo de los españoles”.

Preguntado directamente por la relación que están estableciendo algunos tertulianos entre el tono agresivo del candidato socialista, Pedro Sánchez, en el debate televisado que ambos mantuvieron el lunes y la agresión de ayer, el jefe del Ejecutivo ha sido tajante: “No, no, no. Extraer consecuencias políticas es algo que no se debe hacer”.