Harare, 31 jul (EFE).- La principal coalición opositora de Zimbabue, el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), aseguró hoy que su candidato presidencial, Nelson Chamisa, ha vencido en los comicios de este lunes citando un recuento paralelo al oficial, cuyos resultados aún no han sido anunciados.

«Ganamos rotundamente…Ahora tenemos los resultados de la mayoría de más de 10.000 colegios electorales (el total es de 10.985). Lo hemos hecho muy bien», publicó Chamisa esta mañana en su cuenta de la red social Twitter.

«Ahora esperaremos a la (Comisión Electoral de Zimbabue) ZEC para que lleven a cabo su tarea constitucional de anunciar oficialmente los resultados de la elección del pueblo, y estamos listos para formar el próximo Gobierno», agregó el líder opositor.

Ante las declaraciones del MDC, el ministro de Interior, Obert Mpofu, advirtió que publicar resultados electorales no oficiales es un delito que puede acarrear la detención.

Esta mañana el jefe de Estado, Emmerson Mnangagwa, de la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), se mantuvo más prudente que el candidato del MDC.

Mnangagwa aseguró que espera «pacientemente» los resultados oficiales, aunque agregó que las informaciones que ha recibido de los apoderados de su partido «son muy positivas».

El presidente, que llegó al poder tras el derrocamiento de Robert Mugabe en noviembre pasado y aspira a legitimarse en las urnas, se mostró también «encantado» por la alta participación y el compromiso ciudadano.

Sin embargo, el MDC siguió la línea marcada por Chamisa y, en una rueda de prensa, uno de sus líderes, el exministro de Finanzas Tendai Biti, aseguró que «los resultados muestran, más allá de cualquier duda razonable, que hemos ganado estas elecciones y que el próximo presidente de Zimbabue es Nelson Chamisa».

«Si la ZEC anuncia un resultado que no refleja esto, entonces tendremos un gran problema. No tenemos miedo de morir por estas elecciones. Lo hemos dicho y no estamos bromeando», recalcó Biti.

«La gente ha hablado: Emmerson Mnangagwa es inelegible. Ha estado 50 años en el sistema y no tiene nada que ofrecer. En cambio, se le asocia con todas las cosas malas que pasaron, como el Gukurahundi», afirmó el exministro.

La llamada operación Gukurahundi, que muchos califican de genocidio, fue una purga étnica llevada a cabo en los años 80, mientras Mnangagwa era ministro de Seguridad, contra simpatizantes de la Unión del Pueblo Africano de Zimbabue (ZAPU) en la que fueron asesinados más de 20.000 miembros de la etnia Ndebele.

Acerca del proceso electoral, Biti indicó que el MDC está «preocupado por los problemas a los que se enfrentó nuestra gente, incluyendo largas colas, lentitud, mesas electorales que no existían y gente que fue rechazada en los colegios electorales».

Asimismo, el dirigente del MDC aseguró, citando «informes muy confidenciales», que el vicepresidente y antiguo jefe del Ejército, Constantino Chiwenga, ha ordenado asesinarle a él y a Chamisa, y que el Gobierno ha contratado a ciudadanos rumanos para «amañar las elecciones».

La Comisión Electoral, por su parte, negó hoy que hubiera «fraude» durante la votación.

Esta misma tarde, la ZEC hizo públicos los primeros resultados provisionales de los comicios, aunque no aludió a los resultados de las presidenciales.

«Los resultados presidenciales solo serán anunciados después de que la ZEC haya recopilado todos los resultados», apuntó la jefa de la Comisión, Priscilla Chigumba.

Según la ley zimbabuense, la Comisión tiene cinco días para recopilar los resultados finales de las presidenciales, por lo que debería publicarlos antes de este sábado, 4 de agosto.

Aparte de las elecciones presidenciales, en las que están puestas todos los focos, Zimbabue celebró este lunes elecciones legislativas y municipales.

En una rueda de prensa, la institución solo anunció algunos resultados de las legislativas, en las que están en juego 210 escaños y que, por ahora, dan 36 para la ZANU-PF, 11 para el MDC y uno para el recientemente fundado Frente Patriótico Nacional (NPF), un partido creado por antiguos aliados de Mugabe.

Estas elecciones son históricas para esta nación del África meridional, ya que son las primeras desde que consiguió la independencia, en 1980, a las que no concurre Robert Mugabe, quien gobernó el país desde ese mismo año hasta su dimisión, forzada tras un golpe militar en noviembre de 2017.

Según los datos de la ZEC, la participación en la votación fue «muy alta», con cerca del 75 % de los más de 5,6 millones de zimbabuenses registrados en el censo electoral.