Kiev, 19 jul (EFE).- El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, demandó el apoyo de todos los grupos parlamentarios de su coalición a las enmiendas constitucionales para descentralizar el país, en un vídeo publicado hoy en su página web.

El jefe del Estado señaló que el debate esta semana en la Rada Suprema (Parlamento) del proyecto de descentralización del país, una de las medidas del plan de arreglo al conflicto armado en la regiones orientales de Donetsk y Lugansk, exige “poner los puntos sobre las íes”.

“Algunos grupos parlamentarios, que consideraba y continúo considerando como socios, atacaron mi plan de paz”, se quejó el jefe de Estado, en alusión a las críticas de los sectores nacionalistas, que opinan que el proyecto de enmiendas constitucionales supone una concesión a las milicias separatistas prorrusas.

Poroshenko recalcó que las modificaciones propuestas no incluyen en el texto de la Constitución el concepto de “estatus especial” para las regiones orientales y que la ley que establece un “régimen especial de autogobierno” para las zonas controladas por los rebeldes entrará en vigor “sólo cuando se cumplan un serie de condiciones”.

Estas condiciones, precisó, “incluyen el desarme de los guerrilleros, la retirada de las tropas rusas, el restablecimiento de nuestro control de la frontera ucraniano-rusa en toda su extensión y la celebración de elecciones libres y democráticas”.

Recordó que el plan de arreglo, aprobado en Minsk, es considerado por Estados Unidos y la Unión Europea como la única vía para que Ucrania recupere su soberanía sobre los “territorios ocupados”.

El fracaso de la reforma constitucional, subrayó Poroshenko, supondría el “fin de la coalición internacional que apoya a Ucrania, a lo que seguiría una escalada de la violencia en Donbás (territorio que comprende parte de la regiones de Donetsk y Lugansk) en la que quedaríamos solos, cara a cara, ante el agresor”.

“Toda la diplomacia mundial ayuda al glorioso ejército ucraniano a contener al enemigo en las fronteras orientales en nuestra Guerra Patria por la independencia”, dijo.

Ucrania, añadió el jefe del Estado, tiene el respaldo de “una amplia coalición internacional y no permitiré que nadie que destruya desde el interior del país esta alianza y nos prive de semejante ventaja”.

“Esta semana ya hubo un intento, y no en cualquier parte, sino en la sala de la Rada Suprema”, recalcó.

El pasado jueves, el Parlamento dio luz verde al proceso de enmiendas para la descentralización del país, al remitir el proyecto al Tribunal Constitucional, que deberá pronunciarse acerca de si la iniciativa se ajusta o no a la Carta Magna.

De ser favorable el dictamen del Constitucional, el proyecto será sometido a votación en la Rada, donde para ser aprobado necesita una mayoría cualificada de dos tercios, es decir, de al menos 300 votos.

A la luz de los debates en el hemiciclo, en los que diputados de los grupos nacionalistas que forman parte de la coalición de mayoría criticaron duramente el proyecto de enmiendas, su aprobación no será tarea fácil.

Así lo entiende Poroshenko, que prometió empeñar todos sus esfuerzos en persuadir a los legisladores de que respalden los cambios constitucionales.