Lisboa, 24 jul (EFE).- El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, negó hoy que la convocatoria de las elecciones legislativas para el 4 de octubre implique la paralización de su Gobierno, y anunció que seguirá trabajando activamente «en función de las necesidades del país».

«El Gobierno cuenta con todos sus poderes hasta las elecciones, no por haber sido convocadas pasamos a estar en funciones», subrayó en declaraciones a los periodistas Passos Coelho durante una visita a la región de Serta, en la zona centro de Portugal.

El jefe del Ejecutivo y candidato de la coalición conservadora -las legislativas fueron convocadas para el 4 de octubre- respondió de esta forma al principal partido de la oposición, el socialista, que le instó a «no aprovecharse de las últimas semanas de su mandato» para aprobar medidas polémicas, como las privatizaciones.

El primer ministro luso no hizo una alusión directa a la venta de empresas públicas, aunque anticipó que el Gobierno que dirige tendrá «sentido común» y no será víctima de ninguna «fiebre legisladora».

En este sentido, apuntó que a partir de ahora no habrá más nominaciones en cargos de responsabilidad en empresas estatales y aseguró que serán extremadas las precauciones por parte de los miembros del Ejecutivo para separar la acción de gobierno y la campaña electoral.