Ciudad del Vaticano, 16 abr (EFE).- La crisis de los refugiados es la “peor catástrofe humanitaria desde la II Guerra Mundial”, dijo hoy el papa en su viaje a la isla griega de Lesbos, una visita que calificó de “triste”.

“Este es un viaje un poco diferente de los otros. Está caracterizado por la tristeza”, dijo el pontífice durante el vuelo que le llevó desde Roma, informó el diario italiano “La Stampa”.

En el saludo a los medios de comunicación que le acompañaban en el avión, el papa Francisco recordó que “en los viajes apostólicos hay muchos encuentros, pero este es un viaje marcado por la tristeza, un viaje triste”.

“Vamos a encontrarnos con la catástrofe humanitaria mayor desde la II Guerra Mundial”, dijo gráficamente el papa argentino.

“Veremos a tanta gente que sufre -continuó Francisco- que está obligada a huir y no sabe adónde ir. Vamos a visitar también un cementerio en el mar, donde se ha ahogado tanta gente.”

“Esto no lo digo por amargar, sino para que vuestro trabajo de hoy pueda transmitir en vuestros medios el estado de ánimo con el que hago este viaje”, afirmó el papa, que regresará a primera hora de la tarde a Roma.