Roma, 19 abr (EFE).- La ciudad de Palermo, en la isla de Sicilia (sur de Italia), llevará a cabo mañana un día de luto por los cientos de inmigrantes fallecidos en el mar Mediterráneo, después del naufragio registrado hoy en el que hay 700 desaparecidos.

«Mañana jornada de luto ciudadano en Palermo. Las banderas de todas las sedes administrativas ondearán a media asta», afirmó el alcalde de Palermo, Leoluca Orlando, en su perfil oficial de la red social de Twitter.

Palermo es una de las ciudades del sur de Italia que acoge cada día a grupos de inmigrantes rescatados por la Guardia Costera en el Canal de Sicilia, y precisamente ayer recibió a 93 personas auxiliadas en las últimas horas.

El alcalde de Palermo sostuvo que «Europa debe asumir sus propias obligaciones» y no cargar solo «sobre las espaldas de Sicilia y de los sicilianos» la responsabilidad del rescate de los inmigrantes que navegan con destino Italia.

«Es necesario cambiar inmediatamente las reglas de acogida de los inmigrantes que favorecen a los mercaderes de la muerte y a las personas sin escrúpulos», apuntó en otro mensaje en la misma red social.

A estas reacciones se suman también las realizadas por el primer ministro italiano, Matteo Renzi, que lamentó hoy que «cada día haya una masacre en el Mediterráneo».

Por su parte, la portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas (ACNUR) en Italia, Carlotta Sami, se refirió al suceso como «tragedia de proporciones enormes» y afirmó que si se confirman las cifras de los 700 muertos, se habría producido «una verdadera hecatombe en el Mediterráneo».

Un término que también utilizó el presidente de la Comisión Política Europa de la Cámara de los Diputados, Michele Bordo, en un mensaje en Twitter.

«Hecatombe en el Canal de Sicilia, al menos 700 muertos. El Mediterráneo es un cementerio e Italia está abandonada. ¿A qué espera Europa para intervenir?», escribió.

Los Guardacostas italianos ya han confirmado la recuperación de 24 cadáveres de los cerca de 700 inmigrantes desaparecidos hoy al naufragar el pesquero en el que viajaban a Italia a unas 70 millas al norte de las costas de Libia.

De esa embarcación fueron rescatadas 28 personas, una de las cuales fue la que relató que viajaba junto a otras 700 más.

Una fuente de la Armada de Malta explicó a Efe que en la zona del siniestro «están desplegadas 17 unidades coordinadas por Italia», en el marco de la operación comunitaria Tritón, que trabajan «sin descanso» con el objetivo de «encontrar supervivientes».