Islamabad, 14 abr (EFE).- El Gobierno paquistaní anunció este miércoles su intención de ilegalizar al partido islamista que lleva tres días protestando a lo largo del país por el arresto de su líder, quien exige la expulsión del embajador de Francia por la polémica de las caricaturas del profeta Mahoma, en unos disturbios que han causado al menos tres muertos y 340 heridos.

“Hemos decidido ilegalizar el TLP (Tehreek-e-Labbaik Pakistan)”, anunció en una rueda de prensa el ministro del Interior paquistaní, Sheikh Rashid.

El político indicó que el Gabinete deberá aún aprobar esta decisión.

Rashid afirmó que desde que el lunes por la tarde comenzaron las protestas en varias ciudades del país, dos policías han muerto y 340 han resultado heridos. Sin embargo, no mencionó muertos ni heridos entre los manifestantes.

Un portavoz de la Policía de la ciudad de Lahore, Rana Arif, confirmó ayer a Efe la muerte de un manifestante.

Saad Rizvi, líder del TLP, dio esta semana un ultimátum al Gobierno para que expulsase al diplomático francés antes del 20 de abril, lo que provocó su arresto el lunes, desencadenando las protestas.

En la provincia del Punjab, la más poblada de Pakistán con casi la mitad de los 220 millones de habitantes del país y que sufrió los peores disturbios, las fuerzas de seguridad lograron restablecer hoy el orden casi por completo.

“La mayoría de las carreteras en la provincia han sido reabiertas”, dijo en un comunicado el jefe de la provincia, Usman Buzdar.

Sin embargo, en Lahore, capital de Punjab, aún se están produciendo algunos choques con la Policía, aclaró el portavoz policial Arif.

En otras zonas como Islamabad la situación ha vuelto a la normalidad, según indicó la Policía.

El principal grupo talibán paquistaní, el Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), mostró hoy su apoyo al TLP en un comunicado.

“Les rendimos tributo por mostrar valentía y recordar a las agencias de seguridad la realidad. Nos vengaremos de cada gota de sangre de los mártires (en referencia a las víctimas entre los manifestantes)”, según un comunicado del grupo terrorista.

RELACIONES CON FRANCIA

El partido islamista afirma que el Ejecutivo aceptó en noviembre las demandas de expulsar al embajador francés y el corte de las relaciones con Francia por la publicación de las caricaturas de Mahoma y los comentarios del presidente francés, Emmanuel Macron, supuestamente blasfemos sobre el islam el pasado octubre.

Sin embargo, los islamistas sostienen que el Gobierno no ha cumplido su palabra.

Fundado en 2015, el TLP era una agrupación desconocida hasta noviembre de 2017 cuando bloqueó la capital paquistaní durante 21 días y logró la dimisión del ministro de Justicia porque consideraban blasfemo un cambio en el juramento de los altos cargos.

Su principal argumento político es proteger al islam de la blasfemia, un ideario que le llevó en 2018 a protestar por la absolución de la cristiana Asia Bibi, condenada a muerte en 2010 por supuestamente insultar al profeta Mahoma.

En las elecciones generales de ese año logró dos escaños en el Parlamento provincial de Sindh.

Su fundador Khadim Hussain Rizvi falleció el año pasado y su hijo se hizo cargo del liderazgo del partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *