Maputo, 30 mar (EFE).- La ONG Oxfam Intermón pidió este sábado un gran esfuerzo coordinado para prevenir y contener el cólera en Mozambique, en la zona afectada por el ciclón tropical Idai, donde ya se han contabilizado unos 271 casos de esta enfermedad.

«El cólera es simple de tratar y simple de prevenir. Las últimas cifras reportadas parecen indicar un ascenso agudo (de los casos), pero los números son relativamente bajos por ahora, afortunadamente», señaló Dorothy Sang, una de las responsables humanitarias de la organización, según un comunicado.

Aunque por el momento no se han confirmado muertes por cólera, Oxfam señala que es preciso «un enorme esfuerzo bien coordinado» para superar los obstáculos que aún impiden que la ayuda llegue a los que la necesitan.

«Tenemos que conseguir agua limpia y saneamiento decente para la gente y cosas simples, como jabón, para mantenerlas a salvo de la enfermedad», subrayó Sang, desplegada por Oxfam en la localidad mozambiqueña de Beira (centro), epicentro del desastre.

«Para las miles de personas que han perdido sus casas y todas sus posesiones, un brote de cólera podría ser devastador», continuó, según el texto.

El portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Saviano Abreu, confirmó a Efe este viernes que, según datos del Gobierno mozambiqueño, el total de contagios de cólera en el país ascendía ya a 271.

Las autoridades locales habían confirmado la aparición de la enfermedad solo dos días antes, con cinco casos en la zona de Beira.

El ciclón Idai tocó tierra cerca de esa localidad mozambiqueña el 14 de marzo y al día siguiente se movió hacia Zimbabue, si bien, antes de llegar a Mozambique, ya había azotado a Malaui como tormenta tropical.

Idai ha causado, hasta la fecha, al menos 730 muertos en esos tres países.

Mozambique es la nación más afectada por los efectos del ciclón, con 493 muertos y cerca de 840.000 afectados, de acuerdo a los últimos datos del Instituto Nacional de Gestión de Calamidades (INGC), actualizados hasta el 29 de marzo.

Aunque la situación está mejorando y está llegando cada vez más comida y ayuda humanitaria, todavía quedan numerosas comunidades a las que es imposible acceder porque lo pantanoso del terreno no permite que aterricen los helicópteros.

La presencia de agua contaminada, junto a la falta de agua potable y en muchas zonas de los productos necesarios para su purificación, ha propiciado la aparición del cólera.