Ginebra, 7 jun (EFE).- Las principales organizaciones humanitarias advirtieron hoy de que luchan contrarreloj para hacer llegar ayuda urgente a los huidos de Faluya, una de las grandes ciudades iraquíes controlada por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y donde permanecen unos 50.000 civiles.

El EI resiste una ofensiva lanzada hace dos semanas por las fuerzas gubernamentales iraquíes con el apoyo de Estados Unidos.

En un comunicado, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA, brazo logístico humanitario de la ONU) informaron de que una misión conjunta ha llegado a varios campamentos levantados a algunos kilómetros de Faluya para recibir a los desplazados y evaluar las condiciones sobre el terreno.

Cerca de 10.000 personas han llegado a esos campamentos en los últimos diez días, copando la poca capacidad que tenían para recibir a más personas, ya que anteriormente había recibido a 60.000 desplazados.

Los enviados de esas organizaciones indicaron que la gente ha llegado con los puesto a los campamentos y que muchas familias han sido separadas porque las fuerzas iraquíes retuvieron a los hombres para someterlos a controles adicionales a su salida de la ciudad.

Frente a esta situación, las organizaciones están poniendo en marcha un plan de respuesta urgente, que incluye la provisión de agua potable, raciones de alimentos y asistencia en higiene y saneamiento para las familias.

También se evalúa la forma de garantizarles seguridad, en vista de lo cerca que se encuentra la línea de combate.

Como resultado del conflicto en Irak, que se ha intensificado en los dos últimos años, 3,4 millones de personas están desplazadas en este país, de los cuales más de la mitad son niños.