Hannover (Alemania), 24 abr (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, se mostró hoy convencido de que el tratado comercial entre su país y la Unión Europea podría estar cerrado durante su mandato, que concluye este año, aunque no su posterior ratificación.

Obama realizó estas declaraciones en una rueda de prensa tras su reunión en Hannover con la canciller alemana, Angela Merkel, con la que abordó cuestiones como el acuerdo comercial entre su país y la UE, la situación en Siria y Libia, el conflicto de Ucrania, las diferencias con Rusia y la crisis de los refugiados.

«No anticipo que podamos completar la ratificación para final de año. Pero sí que anticipo que tengamos el acuerdo cerrado», aseguró.

El presidente volvió a apostar por la firma de una Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP) y destacó que las «diferencias» entre Washington y Bruselas en la negociación se «siguen reduciendo».

Añadió que, pese a que la globalización ha descolocado a mucha gente, el comercio exterior trae «beneficios» a la población y que los tratados comerciales, «indiscutiblemente», han hecho a las economías de EEUU y Alemania «más fuertes» y, a sus empresas, «más competitivas».

No obstante, recalcó, el acuerdo debe llevarse a cabo reforzando estándares y eliminando diferencias entre las partes y trabas burocráticas.

Merkel, por su parte, destacó que un acuerdo comercial entre EEUU y la UE sería «una ayuda absoluta» para el crecimiento en Europa.

Obama y la canciller son los máximos defensores del TTIP a sendos lados del Atlántico, pero las críticas contra el acuerdo no dejan de crecer tanto en EEUU como en Europa.