Jerusalén, 23 ene (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó este fin de semana al expresidente israelí Simón Peres para interesarse por su salud y desearle una pronta recuperación tras haber sufrido recientemente un ataque al corazón.

Peres, de 92 años de edad, salió el pasado martes del hospital en el que había permanecido ingresado cinco días tras ser sometido a una intervención de urgencia por un leve ataque al corazón.

En un comunicado la Oficina del expresidente israelí, noveno jefe del Estado judío, se señala que Obama telefoneó a Peres y le agradeció su larga amistad a lo largo de los años.

«Tuve suerte de ser atendido por un equipo médico muy competente que trabajó sin descanso, no solo para abrir y mejorar mi arteria sino para mejorar mi corazón. He dejado el hospital más fuerte de lo que entré», le aseguró Peres a Obama, de acuerdo con la nota.

En paralelo, el primero aprovechó la ocasión para mostrar su aprecio por Obama, del que dijo es partidario de las vías diplomáticas y se opone a la guerra y la violencia.

«La diplomacia es siempre la vía preferida sobre la guerra y la violencia y has demostrado que a través de la diplomacia puedes alcanzar acuerdos sin precedentes», le manifestó Peres.

El expresidente israelí le agradeció asimismo «por los siete años de excelente liderazgo, en los que has construido varios canales y nuevos horizontes para los ciudadanos de EEUU y de todo el mundo».

El que fuera presidente de Israel entre 2007 y 2014 fue también dos veces primer ministro y otras dos primer ministro interino, además de ocupar doce veces cargos ministeriales durante las más de seis décadas que ha estado en activo en la política israelí.

Además, obtuvo en 1994 el premio Nobel de la Paz tras la firma de los Acuerdos de Oslo con los palestinos, que compartió con el primer ministro israelí, Isaac Rabín, y el presidente palestino Yaser Arafat.