Jerusalén, 3 abr (EFE).- El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, que se juega su cargo en las elecciones generales del próximo martes 9 de abril, cree que el presidente, Reuvén Rivlin, «está buscando una excusa» para que su principal rival, Beni Gantz, de la coalición centrista Azul y Blanco, pueda formar Gobierno.

En una grabación difundida anoche por el Canal 12 israelí, se escucha al mandatario hablando a puerta cerrada en un acto de campaña de su partido, el derechista Likud -del que Rivlin también forma parte-, en el que argumenta que el presidente busca un pretexto para encargar la formación de un nuevo Ejecutivo a Gantz en vez de a él, informan hoy medios locales israelíes.

El jefe del Estado es, tras las elecciones, la autoridad para decidir a qué candidato encarga la formación de gobierno, tras conversaciones con los partidos para ver cuál tiene más posibilidades de lograr apoyos.

Netanyahu también argumenta que, según sondeos internos, muchos simpatizantes del Likud planean no votar en estos comicios, y anima a sus tradicionales votantes a salir a ejercer su derecho a voto.

«Si se seguimos así y los ‘likudniks’ no acuden a votar, perderemos las elecciones», alerta en la grabación, en la que añade que si Azul y Blanco saca entre dos y cinco escaños por encima del Likud, Rivlin lo utilizará para encargar a Gantz la formación del próximo Ejecutivo.

Rivlin, que regresa hoy precipitadamente a Israel de Canadá tras un deterioro de salud de su esposa, operada de trasplante de pulmón, consideró tras la revelación de la grabación que esta forma parte de «otro intento despreciable de desacreditar al presidente del Estado con respecto al ejercicio de su autoridad legal».

Además, Rivlin agregó en un comunicado que los ataques contra su figura «se repiten irresponsablemente, y están motivados por consideraciones políticas cínicas».

A seis días de las elecciones generales, según los resultados de una encuesta revelados anoche por el Canal 13 israelí, el Likud figura como favorito para ganar las comicios con 29 escaños, pero Azul y Blanco le sigue de cerca, con un pronóstico de 28 diputados.