Jerusalén, 31 oct (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, apostó hoy por estrechar lazos con el mundo árabe para acercar a los palestinos a la mesa de negociaciones.

Durante su intervención en el pleno que abrió el nuevo periodo de sesiones del Parlamento israelí (Kneset), Netanyahu dijo que “quizá se ha invertido el sentido del camino hacia la paz”-

Ahora, “en lugar de que los palestinos traigan la paz junto al mundo árabe, es el mundo árabe el que traerá a los palestinos” a la negociación por la paz, dijo Netanyahu, quien recalcó: “Trabajamos en esto de manera realista, equilibrada y responsable”, según recogió el diario Haaretz.

En su discurso, el jefe del Ejecutivo israelí afirmó que un “Israel fuerte” es la clave para asegurar el futuro de una región “en donde los débiles no sobreviven. Solo los fuertes sobreviven y prosperan. Con los fuertes forjas alianzas. Solo con los fuertes haces la paz”.

Mientras un grupo de colonos judíos se concentraba a las puertas de la Cámara, Netanyahu abordó la cuestión del asentamiento de Amona, situado en la Cisjordania ocupada, y cuyos residentes afrontan el desahucio después de que el Tribunal Supremo israelí dictaminará que ha sido construido sobre tierra privada palestina y, por consiguiente, es ilegal también para la legislación de Israel.

“Esta mañana hemos pedido una prórroga sobre el asunto de Amona, que a mi juicio es importante, para abordarlo de una manera responsable”, dijo Netanyahu en relación con la propuesta presentada esta mañana por la Oficina del Fiscal del Estado de aplazar el desahucio.

El primer ministro de Israel mostró su confianza en que los colonos “actuarán con responsabilidad”, pues, dijo, “saben que no ha habido ni habrá un gobierno más comprensivo hacia los asentamientos que este”.

Netanyahu también hizo alusión a las elecciones presidenciales estadounidenses que se celebran el próximo 8 de noviembre y sobre las que comentó que tanto el candidato republicano, Donald Trump, como la demócrata, Hillary Clinton, le habían invitado a la Casa Blanca, y aseguró que las relaciones entre Israel y EEUU “son más fuertes que nunca. Y así se mantendrán”.