Jerusalén, 29 mar (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó hoy de “muy peligroso” el “eje” de acontecimientos que se están gestando en Yemén, Irán y Lausana, donde las potencias occidentales tratan de alcanzar un acuerdo con Teherán en materia nuclear.

“El eje Irán-Lausana-Yemen es muy peligroso para la humanidad y debe ser detenido”, dijo Netanyahu al comenzar la sesión semanal del Gobierno y mostrar su rechazo al acuerdo en ciernes sobre el programa nuclear de Teherán.

Para el primer ministro israelí, que en los últimos años ha golpeado todas las puertas de gobiernos extranjeros y organismos internacionales con el fin de torpedear el acuerdo, Irán está llevando a cabo una “maniobra de pinzas” para dominar la región.

“Después del eje Beirut-Damasco-Bagdad, Irán está llevando a cabo también una maniobra de pinza en el sur con el fin de dominar y conquistar todo Oriente Medio”, declaró el primer ministro.

Y reveló que había hablado hoy con el líder republicano en el Senado Mitch McConnell, y que esperaba hacerlo también con el de los demócratas Harry Reid, para expresarle su preocupación por el acuerdo que promueve Estados Unidos al frente del Grupo 5+1.

Netanyahu dijo que había expresado “la profunda preocupación” de Israel por un acuerdo que “confirma todos nuestros temores y más”.

“Incluso mientras avanzan las negociaciones para este acuerdo peligroso, los representantes de Irán en Yemen están arrollando amplias zonas de ese país y tratan de hacerse con el control del estratégico estrecho de Bab-el-Mandeb, lo que afectará al balance naval y al suministro global de petróleo”, explicó sobre los combates en Yemen.