Bagdad, 31 mar (EFE).- Al menos nueve soldados iraquíes murieron hoy y otros 18 resultaron heridos en combates con milicianos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el centro de la ciudad de Tikrit (norte), que estaba en manos de esa organización terrorista desde el pasado verano, informó a Efe una fuente de seguridad.

La fuente, que pidió el anonimato, señaló además que las tropas iraquíes lograron tomar el control de los palacios presidenciales, situados entre el sur y el centro de Tikrit, a lo largo de la ribera del río Éufrates.

Con este avance, las fuerzas de Bagdad llegaron al puente que une la urbe con la localidad de Al Alam.

Asimismo, la fuente destacó que el Ejército iraquí, tras conquistar anoche la Gobernación de la provincia de Saladino, cuya capital es Tikrit, logró tomar el control del Departamento de Electricidad y de la mayoría de las instituciones del Ejecutivo provincial.

Las tropas avanzan hacia el centro de Tikrit lentamente y con cautela, agregó la fuente.

También lograron llegar a la zona frente a la estación de autobuses de transporte público que conectan la ciudad con su periferia, en el barrio de Al Qadesiya, en el norte de Tikrit.

La principal avenida de la urbe, que divide la ciudad en dos sectores, también cayó en manos del Ejército iraquí.

Asimismo, las fuerzas gubernamentales han alcanzado la avenida Sadam, para lo que cruzaron la línea ferroviaria, y ya se encuentran a menos de dos kilómetros del Parlamento provincial, en el centro de la localidad.

Anoche, las tropas regulares, con el apoyo de las milicias chiíes Multitud Popular, izaron la bandera gubernamental en la sede provincial de Saladino, en Tikrit, así como en la Dirección General de Educación, en la Dirección de Defensa Civil y en el Hospital General de Tikrit.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció ayer que su Ejército va a “comenzar pronto la batalla final en Saladino”.

Las fuerzas iraquíes luchan desde el pasado junio contra los yihadistas del EI, que desde que entonces se hiciesen con el control de Mosul -la segunda ciudad del país-, continúan su avance para ampliar el califato que declararon en los territorios bajo su dominio en el norte de Irak y en parte de Siria.