Beirut, 24 jul (EFE).- Al menos dos miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI) murieron anoche por la caída de un cohete disparado por las fuerzas turcas en Siria, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El proyectil impactó en una zona fronteriza de la provincia septentrional siria de Alepo.

El disparo del cohete se produjo tras un intercambio de fuego entre el EI y las fuerzas turcas en la frontera, después de que estas mataran a tiros a un hombre que trataba de cruzar al territorio turco, dijo el Observatorio, que citó a fuentes en la zona.

La ONG agregó que desde la pasada medianoche hasta el amanecer aviones de guerra bombardearon áreas bajo el control del EI en la frontera entre ambos Estados y en el noreste de Alepo, sin que se hayan registrado víctimas.

El Observatorio no precisó si los aviones eran turcos, de la coalición internacional o del régimen de Bachar al Asad.

Anoche, la Oficina del primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, anunció en un comunicado que su país había atacado con cazabombarderos posiciones de los radicales en el norte de Siria, en lo que supone la primera intervención aérea de Ankara contra el EI.

Tres cazas F-16 despegaron de la base aérea de Diyarbakir y lanzaron cuatro bombas teledirigidas contra tres objetivos del EI: dos cuarteles centrales y un punto de reunión.

Los aviones salieron a las 00.12 GMT y la operación duró 13 minutos, desde las 00.40 hasta las 00.53 GMT, con los cazas de regreso a la base a las 01.24 GMT, concretó la nota.

La operación se produjo después de que cinco militantes del EI tiroteasen un puesto fronterizo turco en la provincia de Kilis, donde murió un oficial y dos sargentos resultaron heridos, según la versión de Turquía.

Los militares turcos devolvieron el fuego y mataron a al menos un miembro del EI y destruyeron tres vehículos de la organización, a lo que se añadió un bombardeo con morteros de posiciones de la milicia cerca de la ciudad de Azaz.

Las autoridades sirias por el momento no se han pronunciado sobre esta intervención aérea turca en su territorio aunque en ocasiones anteriores han advertido a Ankara de que lo considerarían como una «agresión flagrante».