Kabul, 31 oct (EFE).- Al menos 70 talibanes murieron y otros 80 resultaron heridos en un bombardeo de las tropas afganas contra una base militar abandonada después de que los 41 soldados a su cargo se entregasen el fin de semana a los insurgentes, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

Helicópteros de las fuerzas afganas bombardearon ayer la base de Mashal, en la provincia sureña de Uruzgan, un día después de que su personal se entregase a los talibanes tras permanecer dos meses asediados y sin poder recibir provisiones, dijo el portavoz del gobernador provincial, Dost Muhammad Nayab.

«Varios combatientes talibanes se habían reunido para saquear el equipamiento y prender fuego al edificio de la depuesta base de Mashal, cuando fueron sorprendidos por el bombardeo de las fuerzas de seguridad», detalló.

Amir Muhammad Amiri, el portavoz del cuerpo Atal 205 del Ejército, a cargo de la zona sur de Afganistán, confirmó el bombardeo y aseveró que entre las bajas hay varios comandantes «clave» de los insurgentes.

No obstante, el portavoz talibán Qari Yusuf Ahmadi afirmó en un comunicado que las víctimas del ataque aéreo fueron una treintena de civiles, entre ellos niños y ancianos, que se acercaron a la base para recoger «trozos de metal y otras cosas que no habían sido recogidas por los talibanes».

El portavoz del gobernador provincial, por su parte, rechazó que el bombardeo causase víctimas civiles o militares, ya que los 41 soldados derrotados ya habían sido trasladados a otro lugar, todavía sin identificar.

La base de Mashal está situada a las afueras de la capital de Uruzgan, Trinkot, en cuya periferia se suceden desde hace meses combates entre las tropas y los talibanes y adonde los insurgentes lograron incluso entrar durante varias horas a principios de septiembre.

Trinkot es una de las cinco capitales de provincia que los talibanes tienen cercadas, como parte de su contundente avance en el país desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero del pasado año.

De acuerdo con datos de Washington, sólo alrededor del 63 % de los distritos del país están bajo control o influencia de Kabul.