Bagdad, 24 abr (EFE).- Al menos siete miembros del Ejército iraquí y de los voluntarios chiíes de la «Multitud Popular», además de 13 integrantes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) murieron hoy en ataques y choques en la provincia occidental de Al Anbar.

Una fuente de la Policía iraquí informó a Efe de que el EI realizó varios ataques suicidas con vehículos bomba en la zona de Nazem al Zerzar, en el norte de Faluya, en la provincia de Al Anbar, 50 kilómetros al oeste de Bagdad.

Las bajas entre las filas de las fuerzas iraquíes y sus aliados chiíes se produjeron por estos atentados y por los duros enfrentamientos que se desencadenaron después con los yihadistas, que provocaron además 16 heridos en el bando gubernamental.

Por otra parte, los 13 integrantes del EI fallecieron por los disparos de las fuerzas iraquíes en enfrentamientos que tuvieron lugar en la misma zona.

Los choques entre ambos bandos en Al Anbar continúan, mientras las fuerzas iraquíes han enviado refuerzos a dicha zona, añadió la misma fuente.

El pasado 16 de abril, las fuerzas de seguridad iraquíes y combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) libraron violentos enfrentamientos en la ciudad de Ramadi, capital provincial de Al Anbar, que agravaron la situación de seguridad en la zona, por la que 2.000 familias abandonaron sus hogares.

Irak es escenario desde junio de 2014 de una guerra contra el EI, que conquistó amplias áreas del territorio iraquí y proclamó un califato en las zonas bajo su control de este país y de Siria.