Kabul, 5 feb (EFE).- Al menos 41 miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron y otros 15 resultaron heridos en dos ataques de los talibanes, que sufrieron 22 bajas mortales, contra puestos de control en las provincias de Kunduz y Baghlan, en el norte del país, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

Pasada la medianoche del lunes, decenas de talibanes atacaron varios puestos de control de las fuerzas de seguridad en dos áreas a las afueras de la ciudad de Kunduz, capital de la provincia homónima, aseguró a Efe el número dos del Consejo Provincial, Safi Amiri.

«En el ataque murieron 27 soldados del Ejército y tres miembros de la Policía local, mientras que unos 15 resultaron heridos», precisó Amiri.

El funcionario local aseguró que el ataque lo efectuó la Unidad Roja de los talibanes, una especie de fuerzas especiales del grupo insurgente equipada con armas modernas, y que ejecutó esta operación en menos de 15 minutos.

«Los talibanes se aprovecharon de la tormenta de nieve; el ataque ya se había cometido cuando el refuerzo llegó a la zona», dijo Amiri.

El portavoz de la Policía de Kunduz, Inamuddin Rahmani, también confirmó a Efe el asalto de los talibanes, en el que además se registró un enfrentamiento con las fuerzas afganas que dejó 22 talibanes muertos y otros 18 heridos.

«Desafortunadamente, en los enfrentamientos varios de nuestros valientes efectivos de seguridad también murieron y fueron heridos. La cifra exacta se dará a conocer más adelante», dijo.

Otro suceso similar se registró en la provincia vecina de Baghlan, donde los talibanes atacaron un puesto de control de la Policía local a las 02.00 hora local (21.30 del lunes GMT), dando inicio a un enfrentamiento que duró dos horas.

«Desafortunadamente, en este ataque, 11 efectivos de seguridad, incluidos 10 miembros de la Policía local y un miembro de las fuerzas paramilitares murieron y otras cinco resultaron heridos», dijo a el jefe del Consejo Provincial de Baghlan, Safdar Muhsini.

«Los insurgentes robaron todas las armas y equipos de las fuerzas de seguridad», agregó.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid informó, por su parte, en un comunicado de que como resultado de dos ataques en las dos provincias mencionadas 40 miembros de las fuerzas de seguridad murieron.

Las provincias de Baghlan y Kunduz se encuentran entre las zonas más inseguras del país, donde muchos territorios están bajo el control talibán y desde donde tiene presencia activa para atacar ocasionalmente a las fuerzas de seguridad.