Beirut, 7 ene (EFE).- Al menos cuatro civiles murieron hoy por un ataque suicida perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la provincia siria de Al Raqa, antigua capital de facto de los extremistas en el país, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Un suicida se hizo estallar con un cinturón de explosivos en un puesto de control perteneciente a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), lideradas por milicias kurdas y que mantienen el control de esta provincia situada en el este del país árabe, indicó la ONG.

Además de los cuatro civiles, un combatiente de las FSD pereció en el ataque, según el Observatorio, cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores sobre el terreno.

Asimismo, la ONG aseguró que otras ocho personas resultaron heridas y que el número de muertos podría aumentar en las próximas horas debido a la gravedad de los heridos.

Se conocen pocos datos de la vida en Al Raqa durante los tres años que permaneció en manos del EI, que se hizo con el control absoluto de la urbe a mediados de 2014 y la aisló del mundo exterior, limitando los movimientos de sus residentes e imponiendo una versión radical de la ley islámica.

Las FSD, apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, lanzaron una campaña el pasado septiembre con la intención de acabar definitivamente con los últimos reductos de los extremistas en los alrededores del río Éufrates, principalmente en la provincia de Deir al Zur, después de derrotarlos en la ciudad de Al Raqa, la que era su “capital” en este país.