El Cairo, 24 abr (EFE).- Al menos 20 efectivos del régimen sirio y de las fuerzas progubernamentales, además de 29 islamistas, entre ellos 13 combatientes chechenos, han muerto en los últimos dos días en enfrentamientos en la provincia de Idleb, en el norte de Siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), se desencadenaron duros choques entre estas dos partes el pasado miércoles en los alrededores de la ciudad de Yisr al Shugur, lo que causó además decenas de heridos de ambos bandos.

Ayer, según la ONG, varios combatientes islamistas consiguieron entrar en dicha ciudad, lo que intensificó los choques, que continuaron hoy tras una pausa de algunas horas.

El pasado 28 de marzo, la ciudad de Idleb fue tomada por el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, y otras facciones de islamistas, convirtiéndose así en la segunda capital provincial del país cuyo control escapa totalmente de las manos del régimen.

El Frente al Nusra, en colaboración con el Movimiento Islámico de los Libres de Sham y el grupo radical Yund al Aqsa, se hizo con el dominio total de Idleb tras cuatro días de ofensiva en los que se enfrentó a las fuerzas gubernamentales.

Gran parte de la provincia de Idleb está en manos de la rama de Al Qaeda, que en noviembre expulsó al Ejercito Libre Sirio (ELS) tras enfrentamientos con sus milicianos.

Tras la toma de esa localidad por los islamistas solo quedaría bajo el control del régimen sirio el camino que une Yisr al Shugur con el cuartel de Mastuma, al suroeste de la urbe.

A lo largo de esa carretera hay una serie de bases militares que siguen en poder de las autoridades, como la de Al Quiasat, Ariha y Al Qarmin, así como el puesto de Muasara en Muhambel.

El régimen también conserva el aeropuerto castrense de Abu Duhur, a unos 30 kilómetros de Idleb.

Siria es desde hace cuatro años escenario de un conflicto que ha causado unos 220.000 muertos, según la ONU.