El Cairo, 15 abr (EFE).- La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) advirtió hoy de que los combates en la provincia septentrional siria de Alepo se han intensificado desde ayer y que decenas de miles de personas podrían quedarse sin asistencia médica en la zona, donde solo cinco hospitales permanecen operativos.

Los combates se han aproximado a los campos de desplazados, cuyos moradores han tenido que huir hacia la frontera con Turquía, al igual que el personal médico que trabaja en la zona, explicó la ONG en un comunicado.

“Ahora mismo, creemos que solo cinco hospitales permanecen operativos en la zona, pero el personal médico de dichos centros, tan cercanos a los enfrentamientos, está huyendo. La situación es complicada, no sabemos lo que puede llegar a ocurrir”, alertó Muskilda Zancada, coordinadora general de MSF en Siria.

MSF señaló que ha reducido su equipo en el hospital del distrito de Azaz, que ahora mismo solo puede proveer atención médica de urgencias y que se encuentra muy próximo al frente de batalla, el cual se ha aproximado en los últimos días.

La ONG expresó en la nota su preocupación “ante la falta de seguridad, las duras condiciones de vida y la falta de atención médica que tienen que afrontar decenas de miles de personas que, una vez más, se han visto obligadas a huir”.

La organización alertó el pasado mes de febrero de las dramáticas condiciones de unas 100.000 personas atrapadas cerca de Azaz (a 30 kilómetros de la ciudad de Alepo), entre las líneas de combate y la frontera turca.

La nueva ofensiva de las fuerzas del régimen sirio esta semana en la provincia de Alepo ha vuelto a provocar la huida de civiles y amenaza también los centros que aún ofrecen asistencia médica.

MSF es una de las mayores organizaciones humanitarias independientes que ofrecen servicios médicos vitales en situaciones de conflicto y es la entidad que suele permanecer operativa en los contextos más peligrosos.