Ginebra, 25 mar (EFE).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, expresó hoy su “profunda preocupación” por la escalada de los enfrentamientos armados en Damasco, Hama y otros lugares de Siria y pidió a los tres países garantes del alto el fuego que tomen medidas “urgentes” para mantenerlo.

De Mistura ha enviado cartas a los ministros de Asuntos Exteriores de Irán, Rusia y Turquía, los tres garantes del alto el fuego en vigor desde el 30 de diciembre en Siria, para instarles a “hacer esfuerzos urgentes para mantener el régimen del alto el fuego”, informó su oficina en un comunicado.

El enviado especial también ha hecho llegar el mismo llamamiento a Rusia y EEUU como copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria -que agrupa a países con influencia e interés en Siria-.

De Mistura señaló que “las crecientes violaciones (del alto el fuego) en los últimos días socavan el régimen del cese de hostilidades abordado en las reuniones de Astaná y tienen consecuencias negativas importantes para la seguridad de los civiles sirios, el acceso humanitario y el impulso del proceso político”.

El enviado especial de la ONU para Siria, que mantuvo hoy reuniones por separado con la oposición y el régimen del presidente Bachar al Asad en Ginebra, recordó que el “esfuerzo común de Irán, Rusia y Turquía para garantizar el alto el fuego es indispensable para mejorar las condiciones sobre el terreno y contribuir a un clima que conduzca a progresos políticos productivos”.

Turquía tiene una gran influencia sobre algunos grupos rebeldes sirios, mientras que Rusia es el gran aliado del régimen del presidente, Bachar al Asad, junto a Irán.

En Astaná los tres países tratan de consolidar el alto el fuego en Siria, pero la última ronda que se celebró en la capital kazaja, a mediados de este mes, fue boicoteada por la oposición armada y concluyó sin ningún acuerdo.