León (España), 12 dic (EFE).- El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó hoy que el atentado en el que murieron dos policías españoles en Kabul y un tercero resultó herido «es un ataque a España».

Tras visitar a la familia de una de las víctimas -el policía Isidro Gabino San Martín- en un pueblo de León (norte), Fernández Díaz declaró a los periodistas que el Ministerio no descarta ninguna hipótesis sobre los autores y sus objetivos, por lo que la investigación sigue abierta para esclarecer lo ocurrido.

«Estamos ante un ataque terrorista en el que han fallecido dos ciudadanos españoles y en el que nuestros intereses han sufrido graves daños, es por tanto un ataque contra España y contra su colaboración en la consolidación de la democracia en Afganistán», resumió el ministro.

El titular de Interior puntualizó que en un primer momento tanto la investigación a cargo de las autoridades afganas como las reivindicaciones terroristas del atentado hacían referencia al ataque a la casa de huéspedes aledaña a la delegación española.

Aunque en todo momento se referían como objetivo a este edificio, el ministro remarcó que lo que «está fuera de toda consideración es que han sido dos españoles y dos trabajadores afganos que prestaban servicio a la embajada los que han sido asesinados».

Subrayó que ese ha sido el resultado final del atentado «más allá de las intenciones o las reivindicaciones de los terroristas».

Fernández tuvo un recuerdo «emocionado» para los nueve policías que formaban el equipo de seguridad de la Embajada, en especial para los dos fallecidos y para Juan Luis García Morán, hospitalizado y en observación en estos momentos.

Según el relato de los hechos realizado por Fernández Díaz, a las 14.30 horas en España de ayer (13.30 GMT) varios individuos situaron un vehículo junto al muro de protección de la Embajada y se produjo una explosión que provocó una brecha en el muro y heridas al policía Isidro Gabino San Martín.

Al menos tres terroristas entraron en el edificio de la Embajada y mataron a dos trabajadores afganos que prestaban servicios en la misma, «dejando un número de heridos aún por determinar», explicó Fernández Díaz.

Tras el ataque al personal de la Embajada y a varios policías, los terroristas se refugiaron en dos edificios del complejo y horas más tarde, tropas afganas y estadounidenses iniciaron el asalto y abatieron a dos de los terroristas e hirieron a otro más.

Una vez finalizado el asalto, se trasladó al policía herido, que finalmente falleció, y posteriormente se identificó el cadáver del subinspector de policía Jorge García Tudela, cuya habitación había sido dañada a consecuencia de la explosión del coche bomba.

El ministro no ha podido ofrecer más datos porque, dijo, la situación es «todavía muy confusa».

En el avión que repatriará los cuerpos de los dos policías viajará desde España un nuevo destacamento policial para sustituir al que prestaba servicio hasta estos momentos.