Londres, 30 mar (EFE).- El líder de la oposición laborista británica, Ed Miliband, alertó hoy del “peligro” que supondría convocar un referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), como planean los conservadores si ganan las elecciones generales del 7 de mayo.

En la primera jornada de la campaña electoral en el Reino Unido, Miliband presentó un documento de 22 páginas con sus propuestas para el mundo empresarial y sostuvo que abrir la posibilidad de abandonar el bloque comunitario sumiría al país en un periodo de incertidumbre perjudicial para los negocios.

“La inversión extranjera se esfumaría y se abrirían dos años de caos en los que las empresas no podrían hacer planes de futuro”, dijo el líder laborista, para quien el proyecto del Partido Conservador supone un riesgo para “los puestos de trabajo, las compañías y la prosperidad del Reino Unido”.

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, se comprometió el pasado año a convocar un referéndum sobre la salida de la UE ante las presiones del ala euroescéptica de su partido y el auge en las encuestas de la formación eurófoba UKIP.

Cameron propone reformular la relación entre el Reino Unido y Europa y consultar a los británicos si quieren continuar formando parte de la Unión antes del término de 2017.

“Quiero dejar claro lo que se juegan las empresas británicas en estas elecciones. David Cameron promete un referéndum con una agenda arbitraria, tras una serie de negociaciones y cambios en los tratados que requieren la aprobación de otros 27 Estados miembros”, resaltó Miliband en un discurso en la sede londinense de la compañía Bloomberg.

Ese programa “amenaza con dejar fuera a los negocios británicos de un mercado que les otorga acceso al mayor bloque comercial del mundo”, subrayó el líder de la oposición, que según las últimas encuestas sumaría el 34 % de los votos en el Reino Unido, el mismo porcentaje que los conservadores, según la cadena pública BBC.

El político laborista consideró que la salida de la UE supondría una “extraordinaria pérdida de influencia” para el país, al tiempo que la convocatoria de una consulta podría perjudicar por sí misma a los intereses británicos.

“No podría haber nada peor para nuestro país y para nuestras exportaciones que iniciar juegos políticos sobre nuestra pertenencia a Europa”, consideró Miliband.

El líder de la oposición teme además que la campaña previa a esa eventual consulta haría que miembros del Partido Conservador radicalizaran sus posiciones para tratar de ganar peso frente a Cameron, que ya ha anunciado que no aspira a un tercer mandato tras la próxima legislatura.

La propuesta de Miliband respecto a Europa pasa por “reformar la Unión desde dentro” y presionar para que “invierta su presupuesto con sabiduría” e instaure “unas normas de inmigración justas”.

En las últimas semanas, algunos líderes empresariales del Reino Unido han expresado su preocupación ante la posibilidad de que un Gobierno laborista favorezca al sector público en detrimento de las compañías privadas en ámbitos como la sanidad.

El sector empresarial también ha mostrado inquietud por un posible pacto entre el Partido Laborista y el Partido Nacionalista Escocés (SNP), con una marcada tendencia a las políticas de izquierdas.