Bangkok, 10 may (EFE).- Los equipos de rescate afirmaron hoy que no pierden la esperanza de encontrar con vida a los ocupantes del barco desaparecido con cuatro personas a bordo, entre ellos dos españoles, hace más de una semana en el este de Malasia.

«En las operaciones de búsqueda siempre somos positivos, mantenemos la esperanza hasta el final», señaló por teléfono a Efe el almirante Mohamad Zubil bin Matsom, director regional de la Autoridad Marítima de Malasia y jefe del operativo de búsqueda.

«Malasia es un país tropical, con mucha agua, si están en alguna isla deshabitada pueden sobrevivir», opinó Zubil, quien agregó que confía en que los equipos localicen pronto los restos de la embarcación cerca de donde se encontró el motor auxiliar.

Sin embargo, reconoció que barcos de la autoridad marítima y de pescadores, helicópteros y avionetas han recorrido las islas cercanas y no han hallado rastro de los desaparecidos.

Las operaciones se centran en las aguas en torno a la isla de Balambangan, al noreste de la isla de Borneo, donde las condiciones climatológicas son buenas, aunque hay fuertes corrientes en el mar.

El barco, de entre 12 y 15 metros de eslora, desapareció el pasado 2 de mayo cuando navegaba entre la isla de Balambangan y el distrito de Kudat, en el noreste Borneo, un trayecto que se recorre en unas dos horas.

Viajaban en la embarcación la española Marta Miguel, su novio David Hernández, el ciudadano chino Tommy Lam y la malasia Armella Ali Hassan.

Las autoridades creen que la embarcación tuvo un problema en los motores y naufragó al poco tiempo de partir de Balambangan.

Unos pescadores aseguraron el pasado domingo que el bote se enredó en sus redes, pero sólo pudieron rescatar el motor auxiliar Yamaha, que fue identificado por la familia de Lam, dueño de un hotel en Kudat.

Zubil explicó que los equipos buscan, por un lado, los restos de la embarcación y el motor principal y, por otro, cualquier indicio que revele qué ocurrió con los pasajeros.

Los buceadores están preparados en caso de que los barcos de arrastre localicen cualquier resto en las aguas, que tienen una profundidad de unos 45 metros y fuertes corrientes.

«Ahora estamos buscando en la parte este de Balambangan. Hay mucha corriente», declaró el almirante.

El oficial reiteró que la hipótesis más plausible es que el barco tuvo algún problema técnico al poco de partir de la isla y que zozobró poco después.

Los españoles, que se hospedaban en el hotel propiedad de Lam en Kudat, se embarcaron con el ciudadano chino y Ali Hassan, su empleada, para realizar una excursión de un día a Balambangan, y fue al regreso cuando ocurrió el siniestro.

Desde un principio, las autoridades malasias descartaron la hipótesis de que los cuatro ocupantes fueran abducidos por piratas en las aguas, situadas en un área cerca de la frontera con Filipinas donde el grupo yihadista filipino Abu Sayyaf ha realizado varios secuestros.

En España, los familiares de Marta y Miguel están pendientes de las noticias que llegan de Malasia e incluso algunos de ellos se han desplazado hasta el país del Sudeste Asiático, según las declaraciones que han ofrecido a medios españoles.

Marta Miguel y David Hernández se trasladaron a Malasia en enero en busca de oportunidades y encontraron un trabajo como voluntarios en el hotel de Kudat a cambio de alojamiento y comida.

El distrito y la ciudad de Kudat se encuentra en la punta más septentrional de Borneo, donde confluyen el mar de Joló y el mar de China Meridional.

Enclavado entre playas y cocoteros, Kudat no fue accesible por carretera hasta la década de los 60, pero en los últimos años se ha convertido en un destino turístico para amantes de los deportes como el surf o el submarinismo.