Bangkok, 27 abr (EFE).- El primer ministro de Malasia, Najib Razak, instó hoy a los países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), durante la inauguración de la cumbre informal del grupo, a solucionar por medios pacíficos las disputas territoriales que mantienen con China.

«Los recientes acontecimientos en el mar de China Meridional han causado preocupación, y dada la importancia de sus rutas marítimas en el comercio internacional, es natural que cualquier cosa que suceda allí atraiga la atención mundial», dijo el dirigente malasio en el Centro de Convenciones de Kuala Lumpur, según una nota de prensa.

El jefe de Gobierno indicó que había que abordar estos acontecimientos de una forma «proactiva, a la vez que positiva y constructiva», y siempre respetando la legislación internacional.

La revista de defensa IHS Jane publicó el pasado marzo fotos aéreas que revelan que China construye una pista de aterrizaje capaz de soportar operaciones militares en el arrecife de Fiery Cross, inscrito en el archipiélago de las Spratly.

Brunei, China, Filipinas, Malasia, Taiwán y Vietnam reclaman total o parcialmente las Spratly, un territorio por el que nadie mostraba un interés particular hasta que se descubrió que atesoraba ricas reservas de petróleo y gas.

«Como presidente (de la reunión), Malasia confía en que avanzaremos en nuestros esfuerzos para concluir un código de conducta», manifestó Najib.

La ASEAN está formada por Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Las disputas territoriales en el mar de China Meridional ocupan un lugar preferente en las conversaciones de la ASEAN desde hace años y, no obstante, se ha progresado poco en la consecución de un mecanismo para solucionar conflictos y reducir la tensión.

Como este bloque regional aprueba sus medidas por consenso, la oposición de un solo país miembro puede paralizar una iniciativa.

Filipinas y Vietnam son las naciones que más presionan a los otros miembros para que adopten una posición común.

Por su parte, China prefiere negociar con cada país antes de sentarse a conversar con un grupo que en conjunto tiene 620 millones de habitantes y un producto interior bruto que llegará a los 4 billones de dólares en 2020.

El establecimiento de una comunidad económica a finales de este 2015 y la definición del camino a seguir a partir de ahí son las prioridades de Malasia para esta reunión y las que le seguirán a lo largo del año, hasta la cumbre oficial, que se celebrará en noviembre.

Las prioridades para Singapur, expuestas hoy por el primer ministro de esa nación, Lee Hsien Loong, son profundizar en la cooperación económica, ampliar las áreas de colaboración del grupo, como en respuesta a los desastres naturales, y fortalecer la ASEAN.

Está previsto que la cumbre informal se clausure mañana en la isla de Langkawi, en el norte de Malasia, con una resolución sobre la comunidad económica y otra sobre la paz y la estabilidad en la región, y la lucha contra el extremismo.