Nueva York, 10 abr (EFE).- Las acciones de la empresa de transporte bajo demanda Lyft sufrieron hoy otro importante retroceso al caer más de un 10 %, al cuestionar los inversores su valor frente a una posible próxima salida a bolsa de su competidora Uber, que aspira a obtener un valor de mercado de al menos 90.000 dólares.

Según fuentes de medios especializados, el valor de las acciones de Lyft se ha visto erosionado después de que su rival Uber, de considerable mayor tamaño, tenga planeado presentar mañana los documentos oficiales para poder ofrecer en el parqué neoyorquino participaciones de la empresa.

El Wall Street Journal señaló que, según sus fuentes, Uber ha entregado documentación a los propietarios de la empresa que revelan que cada acción podría tener un precio de 48 a 55 dólares.

Su valoración, apunta el diario, alcanzaría por lo tanto entre 90.000 y 100.000 millones de dólares, incluyendo los 10.000 millones que recaudaría con su salida a bolsa.

Este valor, señala, está por debajo de los 120.000 millones que habían estimado compañías como Morgan Stanley y Goldman Sachs.

Los 48 dólares por acción de Uber es uno de los factores que señalan los expertos para explicar la devaluación en el parqué neoyorquino de Lyft, una empresa menor que salió a bolsa con sus acciones a 72 dólares cada una.

Además, varios analistas explican que las acciones de Lyft están sobrevaloradas, y deberían estar alrededor de los 59 dólares cada una en lugar de los más de 60 en los que se encuentra actualmente, lo cual supone una valoración de la empresa de 15.000 millones de dólares en lugar de los 19.000 actuales.

«El conductor es un actor independiente, y el cliente es un actor independiente, por lo que su negocio no tiene ningún tipo de anclaje, y ellos lo saben. Ese es el problema que tiene este tipo de empresas como Lyft», dijo el analista del medio CNBC Aswath Damodaran.

Lyft, que se estrenó en bolsa hace menos de dos semanas, el pasado 29 de marzo, ha vivido un inicio complicado y las acciones han bajado desde los 72 dólares iniciales hasta los 60 de hoy, y ha retrocedido más de un 16 por ciento en las últimas cinco sesiones bursátiles.

Los inversores han mostrado sus dudas por una compañía que presenta interrogantes sobre la viabilidad de su modelo de negocio, ya que en 2018 perdió 911 millones de dólares con una facturación de 2.200 millones.

Como advertían diversos analistas, los inversores mostraban mayor interés en entrar en ofertas con mucha expectación para vender después rápidamente.