Kabul, 10 abr (EFE).- Los talibanes rechazaron hoy la invitación del Gobierno de Afganistán para participar en la Loya Jirga, la gran asamblea de notables afganos prevista para finales de abril, a la que calificaron de «conspiración» de las autoridades para «prolongar» su permanencia en el poder.

«El Emirato Islámico (como se hacen llamar los talibanes), en nombre de la nación, rechaza su participación en esa falsa Jirga y pide a todos los compatriotas que no sean víctimas de tales conspiraciones de los enemigos (…) y no participen en esa Jirga simbólica», dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid en un comunicado.

La convocatoria hecha por el Gobierno «frágil» del presidente afgano, Ashraf Ghani, tiene como objetivo prolongar su «supervivencia ilegítima» y la «ocupación» del país por parte de Estados Unidos, añade la declaración.

El Gobierno afgano anunció hace una semana que invitaría oficialmente al movimiento insurgente a participar en la asamblea consultiva que reúne más de 2.500 ancianos, líderes políticos y la élite del país.

La Jirga fue convocada con el objetivo de que los miembros discutan los temas fundamentales sobre los que se deben desarrollar las conversaciones de paz para dar al Gobierno una guía que defina qué «valores» se comprometen a seguir y qué valores se discutirán en un eventual proceso de paz.

Inicialmente programada para mediados de marzo, la Jirga se pospuso hasta finales de abril debido a las bajas temperaturas y las fuertes nevadas que podrían evitar que muchos de los participantes viajen a Kabul.

La Jirga comenzará el 29 de abril y reunirá durante cuatro días a los 2.500 miembros elegidos, el 30 % de ellos mujeres.

La negativa de los talibanes a participar en la próxima Jirga llega en un momento en que el gobierno afgano intenta elegir a los miembros de una delegación que participará en un encuentro con los insurgentes programado para mediados de abril en Doha.

En los últimos meses, Washington, que mantiene su presencia en Afganistán en el marco de la misión de la OTAN de capacitación y entrenamiento de las tropas afganas, y los insurgentes del mulá Haibatullah han mantenido varias rondas de negociación en los países del Golfo.

Los talibanes y el Gobierno de Kabul se reunieron en 2015 en Pakistán en su primer y último encuentro hasta la fecha, pues el proceso fue suspendido poco después, cuando se conoció la muerte dos años antes del mulá Omar, el fundador del movimiento insurgente.