Saná, 16 jun (EFE).- El líder del movimiento chií rebelde en el Yemen, Abdelmalek al Huti, acusó hoy a Arabia Saudí de boicotear las negociaciones entre su grupo y el Gobierno del Yemen, donde Riad interviene militarmente en apoyo al presidente Abdo Rabu Mandur Hadi desde marzo.

En un discurso televisado de una hora de duración, Al Huti consideró que las conversaciones, que comenzaron hoy en Ginebra, no son serias ni pueden llevar a una solución política del conflicto que enfrenta a su movimiento con el Gobierno yemení reconocido internacionalmente.

“La reunión de Ginebra no es un diálogo serio que llevará a una solución, ya que Arabia Saudí ha procurado poner trabas a cualquier resultado que lleve a resolver los problemas de Yemen”, dijo el líder de los rebeldes, que expulsaron a Hadi del país en marzo pasado.

Al Huti, quien aseguró que Riad desea que Yemen “se hunda”, arremetió también contra Estados Unidos que, junto con Arabia Saudí, están “empeñados en hacer volar la conferencia de Ginebra” porque “minimizaron su importancia al convertirla en una reunión de consultas e impusieron su agenda”.

Según el líder hutí, Arabia Saudí presiona al enviado especial de la ONU para el Yemen y mediador en las conversaciones, Ismail Uld Sheij Ahmed.

En un breve encuentro con la prensa en Ginebra al término de la primera jornada de conversaciones, Uld Sheij Ahmed pidió a las partes en conflicto que acuerden un alto el fuego antes del Ramadán, que comienza en las primeras horas del jueves.

“Espero que las partes utilicen estas consultas para compartir ideas sobre como aliviar el sufrimiento de la población”, dijo el enviado especial.

Una delegación del movimiento chií llegó hoy a Suiza para participar en las conversaciones de paz, auspiciadas por la ONU y en las que aceptó participar el Gobierno de Hadi, aunque éste aseguró que para alcanzar un acuerdo los rebeldes deben retirarse y desarmarse.

La ONU empezó hoy, en medio de numerosas dificultades, las consultas por separado con las distintas facciones del Yemen, en un intento de iniciar un proceso de negociación para detener el conflicto armado que se agudizó con la intervención militar de Arabia Saudí.

Las negociaciones de paz debían empezar el domingo, pero se aplazaron hasta hoy, debido al retraso de la delegación de las facciones opositoras, que pasó más de un día en Yibuti, donde debía obtener el visado para Suiza.

Estas son las primeras conversaciones que mantendrán todas las partes yemeníes desde la escalada del conflicto en los últimos meses, en los que han muerto más de 2.000 personas, según datos de la ONU.