Madrid, 5 may (EFE).- Los partidos españoles empezaron hoy a negociar cómo recortar el gasto ante las elecciones legislativas de junio, debido a que fracaso en las negociaciones para la gobernabilidad del país llevará a unos nuevos comicios sólo seis meses después de los anteriores.

Repetir las elecciones el 26 de junio supondrá al menos unos 136 millones de euros en gastos fijos, casi lo mismo que en los comicios del 20 de diciembre, una partida de la que es difícil recortar, salvo que los partidos renuncien a los más de 49 millones de euros que supone el envío de propaganda electoral a los ciudadanos.

Algunas plataformas en internet llevan a cabo recogidas de firmas para reclamar que los políticos reduzcan el gasto, dado que en medio año se habrán celebrado dos procesos electorales.

Los partidos alcanzaron hoy un principio de acuerdo para reducir todo lo posible la publicidad exterior electoral, como carteles y vallas, en los comicios del 26 de junio, aunque mantienen las discrepancias sobre cómo ahorrar gastos en el reparto postal de las papeletas a los domicilios (buzoneo).

En los próximos días continuarán los contactos para intentar acercar posiciones, ya que algunos grupos desean que las papeletas electorales y propaganda de todos los grupos se manden en un único sobre y otros prefieren que el envío sea individual.

Además del buzoneo no hay acuerdo en si la reducción de costes debe ser sobre el techo de gasto que establece la ley o sobre el gasto real que hubo en la campaña anterior.

Aparte del buzoneo, entre los gastos de organización de las elecciones generales quedan los destinados al material (urnas y papeletas), el pago de una compensación económica a los ciudadanos elegidos por sorteo para integrar las mesas de votos, el presupuesto para las fuerzas de seguridad activadas durante la campaña y el de las campañas de propaganda institucional. EFE