Varsovia, 8 jun (EFE).- Los presidentes de los nueve países del flanco oriental de la OTAN, reunidos hoy en Varsovia, han pedido en una declaración conjunta una Alianza Atlántica más fuerte, con más capacidad disuasoria y capaz de hacer frente a las amenazas futuras.

Los líderes de Bulgaria, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia esperan que la cumbre de la OTAN de este año 2018, que tendrá lugar el 11 y 12 de julio en Bruselas, sirva para “adoptar decisiones fundamentales” para reforzar el flanco oriental de la Alianza.

El manifiesto también pide mayor coordinación entre los aliados, a la vez que muestra su “profunda preocupación” por el incremento de la capacidad militar de Rusia y sus constantes esfuerzos para desestabilizar a países de la región.

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, destacó en una rueda de prensa que “las iniciativas de este grupo de nueve países han permitido que la Alianza pueda volver a demostrar su utilidad y su viabilidad”.

En 2016, la OTAN decidió en su cumbre de Varsovia desplegar en Polonia y los tres países bálticos cuatro batallones con cerca de mil soldados cada uno, una ubicación que supone el punto más cercano a Rusia en el que hasta el momento la Alianza ha decidido estacionar tropas de manera permanente.

Duda recordó que esa decisión fue posible gracias al trabajo conjunto y la cooperación de los nueve países del bloque oriental de la OTAN.