Riga, 24 abr (EFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona se reúnen hoy conscientes de que no van a cerrar un acuerdo con Grecia sobre una lista de reformas completa, pero esperan que se aceleren las negociaciones para poder lograr un pacto en mayo por el bien de Atenas, cuya caja está prácticamente vacía.

Los ministros del Eurogrupo también analizarán el tercer informe de la misión de supervisión posterior al rescate de la banca en dificultades en España.

Considerarán que en este país hay una «muy buena evolución» económica, como el «importante incremento en su competitividad, el repunte del sector financiero y unas tasas de crecimiento muy, muy positivas», según fuentes de la eurozona.

Los socios de España recomendarán, no obstante, al Gobierno de Mariano Rajoy «que continúe con las reformas» porque «aún hay trabajo que hacer en un amplio rango» de áreas, «incluido por supuesto en el mercado laboral», según las fuentes.

El Gobierno español ya ha dicho que no considera necesario dar otra vuelta a la reforma laboral.

Ni el Eurogrupo ni la Comisión Europea (CE) consideran que las autoridades españolas vayan «atrasadas» en este ámbito, sino que es solo un «recordatorio», afirmaron las fuentes.

No obstante, el asunto que centrará todas las atenciones de la cita en Riga será la situación de Grecia.

El Eurogrupo descarta llegar hoy a un acuerdo, aún detectando un «claro repunte de la actividad y en la implicación» por parte de Atenas en las negociaciones en los últimos días con las instituciones, formadas por la CE, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Estamos muy lejos de poder señalar que hay un resultado a la vista», dijo una fuente la eurozona.

Fuentes del Ministerio de Economía español indicaron el jueves que «sin duda ahora hay más facilidades» por parte de Grecia en las negociaciones, pero recalcaron que no va a haber sí o sí un pacto político con Atenas, porque el país heleno debe cumplir las reglas si espera flexibilidad por parte de sus socios en las reformas.

Las mismas fuentes apuntaron al 11 de mayo como próxima fecha clave e indicaron que el tiempo apremia, porque la situación de las arcas griegas no es buena y tiene por un lado pagos y vencimientos que satisfacer y por otro se enfrenta a la salida de depósitos.

El objetivo inicial de la reunión de Riga era dar el visto bueno a la lista de reformas griegas ya que en el acuerdo alcanzado el 20 de febrero por el Eurogrupo se estableció que ese plan tenía que estar negociado con las instituciones y adoptado hasta finales de abril.

Más allá del 11 de mayo, la fecha límite «más importante» es la del 30 de junio, cuando expira la prórroga de cuatro meses que se le concedió al Gobierno del primer ministro, Alexis Tsipras.

Después del Eurogrupo se reunirán todos los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) en el Ecofin.

Los Veintiocho abordarán la situación económica y cuestiones de estabilidad financiera, su potencial de crecimiento y las reformas, así como la implementación de las recomendaciones por país y posibles medidas para cerrar la brecha en las inversiones y sus prioridades en el tercer pilar del «Plan Juncker».

El sábado seguirán su reunión con el foco puesto en la propuesta de la CE para crear una unión de mercados de capitales y el problema de la erosión de la base impositiva y el traslado de beneficios (BEPS, en sus siglas en inglés).