Madrid, 22 dic (EFE).- Los españoles jugaron hoy 2.584 millones de euros (unos 2.820 millones dólares) en el sorteo de la Lotería de Navidad, el más popular del país, con la ilusión puesta en el primer premio, conocido como el «Gordo», que este año se fue a un pueblo costero del Sur de España.

Como cada 22 de diciembre, el soniquete de las voces de los niños del Colegio de San Ildefonso de Madrid se coló en la vida cotidiana y marcó el comienzo de las fiestas navideñas,

Nueve niñas y doce niños de entre 9 y 13 años, «cantaron» este año los premios en el Teatro real de Madrid, escenario habitual de óperas y conciertos que acoge el sorteo por cuarto año consecutivo.

El momento más esperado es la salida «el Gordo», que este año fue para el 79.140, vendido íntegramente en Roquetas de Mar, localidad costera de Almería (sureste), que por primera vez es agraciada con este premio.

Fue cantado por las niñas Lorena Stefan y Nicol Valenzuela, quienes tenían la «intuición» de que iban a ser las protagonistas del primer premio y ansiaban hacerlo desde hace años, según dijeron a la prensa.

Lorena decía que «ojalá» que les diesen «una propinilla» y confesaba que, si le hubiera tocado a ella, viajaría a Nueva York o París.

El Gordo también salió de las manos de William Díaz y Thiago Darío Diosy, que fueron los encargados de extraer las bolas.

Los premiados recibirán 20 euros (unos 21,8 dólares) por euro jugado, o lo que es lo mismo, 400.000 euros (unos 436.000 dólares) por décimo.

Los números se distribuyen en billetes, vendidos en décimos, que suelen compartirse con familiares, amigos y compañeros de trabajo.

El segundo premio -dotado con 125.000 euros (unos 136.700 dólares) al décimo- fue para el 12.775, que se vendió en ocho provincias diferentes, la mayor parte en Andalucía.

Fue el más madrugador de los premios, ya que salió a los pocos segundos de comenzar el sorteo.

Este año se han jugado 2.584 millones de euros (2.828 millones de dólares), un 4,52 % más que en 2.014.

Los décimos se pusieron a la venta en el mes de julio, con lo que pueden ser comprados por los extranjeros que visitan España en verano y por los españoles que se trasladan a sus lugares de vacaciones.

El sorteo tiene 2.240 millones de euros (unos 2.432 millones de dólares) en premios, que tributarán el 20 % ciento a Hacienda si son superiores a 2.500 euros.

Como cada año, el sorteo propicia cientos de anécdotas, como la protagonizada hoy por dos agraciados con el segundo premio, una cuidadora y un enfermero de una residencia de ancianos de Cataluña, que podrán adelantar la fecha de su boda gracias al dinero premio.

Por otra parte, el lotero que vendió el Gordo, José Martín, confesó a Efe que cuando le informaron de esta circunstancia, pensó que le estaban gastando una broma.

El sorteo de Navidad se celebra a la manera tradicional, con dos bombos en los que se alojan, respectivamente, 100.000 bolas con los números en juego y 1.807 con los premios.

Todas son de madera de boj, del mismo peso y tamaño y con los números grabados con láser los números.

Antes de comenzar el sorteo, las bolas se exponen ensartadas en alambres, para que cualquier persona que quiera pueda comprobar que su numero está ahí.

Por Antonia Méndez Ardila